La oleada de robos que tuvo lugar el pasado fin de semana en varios garajes de las calles Estadio, Rastrojo, Muro, Nebrija y en el entorno del polideportivo La Rondilla tenían, según fuentes policiales, una firma clara: la de El Lagarto.

De hecho, la Policía no ha tardado ni 24 horas en detenerlo, pues a sus 23 años, es ya un viejo conocido de los agentes.

En esta última ocasión ha vuelto a actuar como siempre, ocasionando destrozos en vehículos de un mismo garaje, y en variosaparcamientos en una noche, para llevarse de cada uno objetos de pequeño valor (que no suponen un delito, sino falta) y que, debido a su dependencia, suele utilizar para intercambiarlos por droga.

Sobre las espaldas de El Lagarto pesan ya diez detenciones por entrar en más de 35 garajes comunitarios y robar y causar destrozos en más de 140 coches.

Cuando lo detuvieron, a finales de enero, se le imputaron 120 robos y cumplió dos meses de prisión en Villanubla. Salió y en 15 días volvió a robar en garajes del centro, Parquesol y Delicias.

Lo pillaron, pero el juez lo puso en libertad, hasta la madrugada de ayer, que volvió a dormir en la comisaría de Delicias.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALLADOLID