Enfermeras de la Fe rehúsan poner cámaras para que los padres puedan ver a sus bebés

  • La Fe idea poner 10 ‘webcams' en neonatos.
  • Serán para filmar a los recién nacidos de los padres que no puedan quedarse
  • El objetivo es reducir la ansiedad de los padres y humanizar aún más el servicio.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA
Enfermeras de la Fe se han rebelado contra la pretensión del jefe de neonatología,
Vicente Roqués, de instalar
webcams para que los padres, sobre todo de fuera, vean a sus bebés desde casa o la oficina, como
20 minutos contó ayer
. Que un hijo de Roqués trabaje en la adjudicataria, aunque no en el proyecto de marras según
Sanidad, aviva el fuego. Él se defiende: «No dije que trabaja allí para no influir, y no participé en la selección».

La Fiscalía de Menores esperará a que la iniciativa arranque para decidir si requiere al hospital para que le informe de los detalles.

El sistema cuesta 24.740 euros, son 10 cámaras de potente resolución y zoom que se colgarán en las torres de la sala (junto a las tomas de oxígeno). Se advertirá de su presencia con carteles que concretarán el horario de filmación y sólo enfocarán a los bebés cuyos padres autoricen la grabación (dos únicas tomas de «15 ó 20 minutos»). Por allí pasan 1.700 al año.

Sólo el jefe de servicio y los padres podrán ver las imágenes. El primero suprimirá las que pudieran inquietar a los segundos. Una vez recibida el alta, se destruirán.

El proyecto, según Roqués, «no es ni un Gran Hermano, ni para vigilar al personal» y tiene el OK de los abogados de Sanidad. Hay precedentes en La Rioja y el conseller Manuel Cervera añade que también se usa en el mundo anglosajón para mitigar la ansiedad.

Los trabajadores replican que los progenitores tienen las puertas y teléfono de la unidad abiertos las 24 horas, y que la imagen del menor y de los sanitarios no estará suficientemente protegida.

Dicen además que hay otras prioridades: más incubadoras (una ronda los 48.080 euros), reparar las que se averían, más sillas donde dar el pecho, agua caliente a todas horas (comentan que hay fallos que impiden el aseo de los recién nacidos), techos sin goteras... Fuentes del centro aclaran que ya están manos a la obra para solventar estas deficiencias.

Pese al revuelo, Roqués no se plantea tirar la toalla: «Nunca lo pienso cuando es algo en beneficio del niño, aunque me crucifiquen».

Padres de bebés ingresados opinan

Pamela Fassio. «No creo que hagan falta, estos profesionales trabajan muy bien. De hecho, yo les debo la vida de mi hija. Se podría invertir en personal, en ampliar la sala de lactancia... Además, a veces es bueno desconectar, si no te vuelves loco».

Andrés Tarazó. «Estoy a favor. Llevamos aquí desde hace dos sábados y venimos de Gandia. Creo que ver a mi hijo me daría tranquilidad, aunque los viajes no me los quitarían las cámaras. Estoy apurando todos los permisos que tengo en el trabajo».

Carmen Jorge. «Pienso que hay cosas más necesarias. Además, también está el problema del derecho a la intimidad. Yo no me muevo de aquí desde que mi nene ingresó el domingo. Me quedo las 24 horas en un sofá que es bastante cómodo».

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento