La 'asesina de los páramos' se ofreció a ser hipnotizada para encontrar a sus víctimas

  • Enterraba a sus víctimas en los páramos.
  • Hindley y su novio admitieron tan sólo haber cometido dos asesinatos.
  • Han salido a la luz los archivos del caso.
Myra Hindley y Ian Brady. (WIKIPEDIA)
Myra Hindley y Ian Brady. (WIKIPEDIA)
WIKIPEDIA
hipnotizada para ayudar a la policía a encontrar el lugar donde fue
enterrado uno de los niños a los que mató junto a su novio Ian Brady a mediados de los 60, en las inmediaciones de la localidad inglesa de Manchester. Hindley y Ian Brady pidieron por separado que se les permitiera ayudar a la policía a buscar el cadáver del niño de 12 años,
Keith Bennett.

Estos datos se han dado a conocer ahora, al salir a la luz pública los documentos del Archivo Nacional de Kew, fechados en noviembre de 1987. Éstos muestran la petición de Hindley al entonces ministro del Interior, Douglas Hurd, de ser hipnotizada para poder inspeccionar el área de los páramos donde fue enterrado Keith.

Por desgracia, cuando la petición fue admitida por el ministro del Interior en 1995, Hindley estaba ya demasiado enferma como para poder cooperar, por lo que el cuerpo del pequeño Keith Bennett nunca llegó a aparecer.

Confesaron dos asesinatos

Hindley y Brady, fueron ingresados en el hospital de alta seguridad de Ashworth en Merseyside, después de ser acusados de asesinar a tres niños en 1966, llegando a ser conocidos como los asesinos de los páramos porque enterraban a sus víctimas en el páramo de Saddleworth Moor, cerca de Manchester. Confesaron dos asesinatos, el de Bennett y el de la chica de 16 años Pauline Reade, in 1987.

Me arrodillo suplicándole que termine con esta tortura y me deje por fin descansar

Los expedientes muestran cómo Winifred Johnson, la madre de Keith Bennett, contactó con Hindley a través de una carta manuscrita en octubre de 1986, después de que se publicara un libro en el que se implicaba a Hindley y Brady en el asesinato de su hijo.

La madre escribió "mi corazón me dice que usted lo sabe y me arrodillo suplicándole que termine con esta tortura y me deje por fin descansar". La carta describía la pesadilla que vivía esta madre desde la última vez que vio con vida a su hijo en 1964. "No saber si tu hijo está vivo o muerto, si se ha marchado o si se lo han llevado, es literalmente vivir un infierno, algo que usted sin duda habrá experimentado durante los muchos años que ha pasado encerrada en prisión".

Hindley negó en un primer momento ser la responsable de la muerte de Bennett al leer la carta. Un año después, Hindley y Brady confesaron haber asesinado a Bennett y a Reade. Hindley pasó sus últimos años de vida en la prisión de Highpoint en Suffolk. Murió en noviembre de 2002, a los 60 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento