Iván Labanda: "La televisión puede llegar a apalancar al actor"

  • El joven actor es el protagonista del programa infantil 'Leonart', que emite La 2 de lunes a jueves.
  • Próximamente le veremos el musical 'Qué', de Àngel Llàcer y Manu Guix, que se estrenará en Barcelona la próxima temporada.
  • "Soy bastante camaleónico", comenta Labanda.

El actor lleva metido en el mundo de la interpretación desde los 18 años.
El actor lleva metido en el mundo de la interpretación desde los 18 años.
ARCHIVO

Desde hace casi dos años, el programa Leonart (La 2, de lunes a jueves a partir de las 07.00 horas) acerca con éxito el mundo de la ciencia y las artes a los más pequeños de la casa.

Su particular protagonista es un joven erudito llamado Leo, interpretado por actor Iván Labanda, quien "no tiene la admirable paciencia que tienen los profesores". Labanda confiesa que siempre ha tenido "una vena artística muy saliente" y de hecho, a los trece años ya tenía claro que lo suyo era el mundo de la interpretación. Desde entonces, no ha parado y, aunque tiene pocas vacaciones, "está encantado de la vida" por dedicarse a lo que le gusta.

¿En qué aspectos está inspirado su personaje en Leonardo Da Vinci?

Sobre todo en su creatividad, en el ansia por buscar nuevas formas de hacer las cosas, investigar y esa curiosidad que tiene cualquier joven de hoy en día.

¿Qué tal se le dan a usted las manualidades?

Siempre se me han dado bien la verdad y eran mi asignatura favorita en el colegio.

Soy bastante camaleónico y he hecho cosas muy diferentes en distintos registros"

De pequeño, ¿le gustaban las ciencias o las letras?

Siempre he sido más de letras a nivel práctico, pero las ciencias también me creaban curiosidad.

¿Trabajan sobre guión en el programa?

Sí, pero tenemos un margen de improvisación muy amplio. Casi todos los gags que se ven son nuestros y modificamos muchos los guiones. La misión del programa es que el niño no esté delante del televisor como si estuviera en el colegio en frente de una pizarra. Para explicar ciencia en un programa tan corto y con tanta información hay que hacerlo de forma amena para que entre muy bien. La clave es llenarlo de humor.

¿No teme encasillarse?

Soy bastante camaleónico y, en ese sentido, he hecho cosas muy diferentes en distintos registros. El encasillamiento depende más del espectador que de mí mismo porque siempre procuro elegir proyectos diferentes. Tendemos a encasillar a los intérpretes en un determinado registro y eso lo único que hace es perjudicar a la industria y a los propios actores.

¿Cuál es el experimento que más le ha sorprendido?

Uno en el que logramos que a través de electroimanes un tren eléctrico funcionara en el aire como el que hay en Japón.

¿Cuál es su próximo reto?

Continuar con la siguiente temporada del programa y solventar todas las dudas que nos aporten los teleespectadores. Cumplimos con una labor social y educativa que está muy poco presente, si es que lo está, en otras cadenas. Creo que es un programa que tiene que existir.

El encasillamiento depende más del espectador que de mí mismo"
Se podría decir que su androide Watson es como su cobaya ¿no?

Hombre yo no diría eso porque Leonart sin Watson poco puede hacer. Muchas veces, gracias a los despistes y a su forma de actuar sugiere una pista para ayudar a resolver otras cosas. Watson viene a ser la mente de un niño pequeño que siempre está preguntando y el personaje es quien da pie a Leonart para que acabe explicando y resolviendo las dudas.

Hábleme de Qué, el musical que protagonizará de Ángel Llácer y Manu Guix

Se estrenará en otoño en el Teatro Coliseum de Barcelona y trata de un centro penitenciario de menores donde se va a poner en práctica un nuevo programa de adaptación de estos chicos a la sociedad. En definitiva, se habla de que todo el mundo se merece una segunda oportunidad aunque no siempre se escogen los caminos correctos para llevarlo a cabo.

¿En qué consiste su papel?

Mi personaje es el tutor de estos chicos. Comenzaremos a grabar en junio y tenemos previsto acudir a centros penitenciarios para informarnos.

Ángel Llácer dirige, por primera vez, este año la academia de OT. ¿Qué le parece su labor?

Lo conozco desde hace años. Llácer es un hombre que sorprende mucho por su inteligencia y sabe hacer televisión. Dirige muy bien a los concursantes del programa y, aunque a veces sorprenda haciendo cosas con las que el espectador quizás no esté muy de acuerdo, sabe muy bien por donde va.

Sin embargo, algunos insisten en que Llácer ha convertido aquello en la casa de Gran Hermano

OT ya está en su séptima edición y creo que si no se potencia un programa de estas características no hubiera aguantado tantas ediciones porque se termina quemando. Tiene que ir mutando para ofrecerle al público una cosa diferente que le termine enganchando.

Como espectador, ¿qué tipo de programas ve?

Veo muy poca televisión porque no tengo tiempo. Lo que suelo ver son DVDs y estoy enganchadísimo a Perdidos.

¿Se suele ver en televisión?

Antes me veía menos, porque me cuesta un poco asimilarme a mí mismo. Pero me he acostumbrado a ver algunos programas para observar la línea que sigue el programa y tener un poco claro lo que hacemos. Lo hago a modo de control también para ver si los gags que hacemos en plató funcionan.

Comienzan a salir programas como Sé lo que hicisteis que, para bien o para mal, intentan innovar"

¿Cómo ve el panorama televisivo actual?

Comienzan a salir programas como Sé lo que hicisteis que, para bien o para mal, intentan innovar. Luego, hay cierta caspa que no nos la quitamos de encima y creo que ya va siendo hora de hacerlo. Los programas amarillos y rosas ocupan demasiadas horas en la televisión. Me sorprende que tengan tanta audiencia porque somos los primeros en dar vía libre para que se hagan estos programas. El cambio debe de producirse entre todos: las teles deben ofrecer mejores contenidos y el espectador tiene que educarse y ser un poco crítico con la tele. Me parece que habría que arriesgar mucho más todavía.

Pero cuando a la audiencia se le dan otro tipo de contenidos no los quiere

Es un pez que se muerde la cola. Si nos tenemos que ir guiando por las audiencias, los programas que se ven poco acaban desapareciendo. Se tendrían que relevar por otros que cumplan una labor social porque hay que educar al espectador.

¿Dónde se siente más cómodo, en el teatro, cine o tele?

Cada trabajo tiene su propia disciplina y su técnica, pero me gustan los tres por igual. Todo tiene su punto de reto y de dificultad. En tele y cine hay que aguantar los planos y es muy cansado porque hay que repetir muchas veces. En cambio, el teatro tiene la inmediatez y no te permite margen de error. La televisión puede llegar a apalancar al actor, pero el teatro quita todo esto porque te permite renovarte continuamente. Por eso procuro trabajar en teatro y tele a la vez.

BIO:

Nació en Barcelona en 1980. Últimamente se está aficionando a algo que nunca le había llamado mucho la atención: las videoconsolas. Durante los fines de semana, le gusta hacer pequeñas escapadas que le permitan airearse un poco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento