La situación de desaceleración económica actual afecta a todos los sectores y, en particular, al mundo inmobiliario que en los últimos años se había convertido en la panacea de la economía.

Con este panorama, parece lógico que los ciudadanos sólo puedan plantearse la opción del alquiler y tengan que resignarse ante la imposibilidad de comprar un inmueble para toda la vida.

Tal es así, que los grupos inmobiliarios cordobeses han notado que los contratos de alquiler han subido considerablemente en lo que va de año ya que, en algunos casos, el incremento es de hasta un 50% respecto al mismo periodo del año anterior, en detrimento de la compra.

El sector achaca la situación a la dificultad para obtener crédito
Según el presidente del Colegio de Agentes Inmobiliarios, Rafael Luque, la gente también está aplazando la compra de pisos porque "ven que el crédito hipotecario se pone en situación ciertamente difícil" aunque auguró una mejora de la situación "cuando las entidades financieras publiquen sus cuentas de resultados".

Ante estas dificultades para poder acceder a la compra de una vivienda, las inmobiliarias han rescatado una fórmula comercial de la que poco se conocía hasta ahora.

Nuevas ofertas

En concreto, es el alquiler con opción de compra; un híbrido con el que los inquilinos pueden disfrutar del alquiler un tiempo concreto, entorno a cinco años, aunque en el transcurso de este tramo pueden ejecutar la compra.

En ese momento, la inmobiliaria descuenta, del precio de compra, una parte considerable de lo que se había ingresado en concepto de alquiler. Varias inmobiliarias de la capital han confirmado a 20 minutos que ya ofrecen esta opción que, según Luque, es temporal porque, si el sector retoma el pulso, las promotoras "volverán a vender que es lo que quieren" .

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA