Desarticulada una red que organizaba matrimonios de conveniencia en Almería

  • Los detenidos cobraban 10.000 euros a los inmigrantes para conseguir los papeles con el matrimonio.
  • Los enlaces con españoles incluían testigos e invitados.
  • CONSULTE AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALMERÍA

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Castellón una organización dedicada organizar matrimonios de conveniencia, algunos de ellos en Almería, entre ciudadanos españoles y extranjeros, procedentes en su mayoría de Nigeria, con la finalidad de que éstos obtuvieran una autorización de residencia en España.

Los 21 detenidos cobraban unos 10.000 euros a los inmigrantes ilegales por gestionar los llamados matrimonios 'blancos', informaron hoy fuentes policiales.

La organización habría celebrado este tipo de matrimonios en Castellón , Valencia , Alicante , Zaragoza , Teruel , Tarragona , Barcelona , Madrid , Cuenca , Guadalajara , Zamora , Almería y Murcia . Los investigadores estiman que esta red habría celebrando más de 400 enlaces de este tipo desde 1.999, muchos de ellos sin la autorización ni conocimiento del supuesto contrayente español a quien usurpaban su identidad, explicaron las mismas fuentes en un comunicado.

Los detenidos --

cinco de nacionalidad nigeriana y 16 españoles, entre ellos dos jóvenes menores de edad-- están acusados, según los casos, de delitos de asociación ilícita, usurpación del estado civil, favorecimiento de la inmigración ilegal, falsedad documental y bigamia.

La operación, denominada 'Níger', ha sido realizada por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta de la Comisaría Provincial de Castellón, y ha contado con la colaboración de
los obispados de Tortosa y Segorbe-Castellón.

Una boda casi real

Los miembros de la organización captaban a españoles dispuestos a casarse con individuos de nacionalidad nigeriana, en situación irregular en nuestro país, a cambio de una compensación económica que oscilaba entre los 2.500 y 3.000 euros. El cabecilla del grupo se encargaba de conseguir la documentación necesaria para formalizar los enlaces, explicaron.

Los inmigrantes pagaban unos 10.000 euros por la gestión de esos matrimonios que les permitirían obtener su residencia legal en España. La red se quedaba con unos 7.000 euros y el resto era para el contrayente español que recibía por adelantado 500 euros.

Los ciudadanos españoles interesados eran acompañados por miembros de la organización en los trámites necesarios para conseguir la documentación, tanto en el Registro Civil como en las distintas parroquias donde debían expedirles las partidas de bautismo.

El cabecilla de la organización era también el encargado de falsificar todos aquellos documentos que no fueran obtenidos por los contrayentes españoles o por los ciudadanos nigerianos, llegando a falsificar partidas debautismo o documentos de identificación, algunos de ellos con filiaciones obtenidas de documentos perdidos o sustraídos.

La organización localizaba también las iglesias en las que el control de la documentación exigida para casarse fuera menor y, una vez seleccionadas, acompañaba a los contrayentes españoles a su primera entrevista con el párroco. Justo antes de ese primer encuentro, la pareja mantenía un breve encuentro para acordar sus respuestas.

Los supuestos novios solicitaban al párroco la fecha más próxima posible para la celebración del matrimonio. El propio cabecilla de la red y otro miembro de la organización, de nacionalidad española, asistían como testigos del enlace e, incluso, otras personas hacían las veces de amigos o invitados.

CONSULTE AQUÍ OTRAS NOTICIAS DE ALMERÍA

Mostrar comentarios

Códigos Descuento