Ibis Eremita
Ejemplar de 'Ibis Eremita' (Wikipedia) Wikipedia

Los pesticidas, la agricultura intensiva, la mano del hombre y la pérdida del hábitat provocaron que la población de ibis eremita (geronticus eremita) bajase drásticamente hasta entrar en la lista de aves en peligro de extinción. Hoy, tan sólo quedan unos 250 ejemplares en el mundo.

Necesitan aprender a través de un ave

Este pájaro, que habita en zonas áridas o semiáridas de estepas y campos de cultivo, no se había reproducido en libertad en España desde hacía 500 años, pero gracias al
Proyecto Eremita, puesto en marcha hace cinco años, lo ha logrado. Es más, es el primer lugar en el mundo en el que, a partir de ejemplares criados en cautividad, consigue reproducirse en libertad, según declaró a 20 minutos Miguel Ángel Quevedo, veterinario del Zoo Botánico de Jerez y miembro del equipo de este proyecto.

Quevedo explicó que la idea de recuperar esta especie surgió hace 19 años, ya que en 1989 se extinguió una población de ibis en Turquía y sólo quedaba una en Marruecos.

Socialmente complicados

Las técnicas de repoblación utilizadas con pájaros como los rapaces no funcionaban con el ibis debido a que es "una especie socialmente complicada", según el veterinario, porque "necesitan aprender a través de un ave", y si se les dejaba en libertad, se perdían o no sobrevivían.

Al nacer, los pollos se acostumbran a lo que ven

Lo que se probó con este proyecto, en el que participa la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y el Ministerio de Defensa, entre otros, fue usar "padres adoptivos caracterizados como ibis". "Al nacer, los pollos se acostumbran a lo que ven", por lo que las personas disfrazadas les enseñan a alimentarse.

Un mes después son llevados a la Sierra de El Retín, en Barbate (Cádiz), concretamente al campo de adiestramiento de la Armada, donde prosiguen su educación hasta que no necesitan la ayuda de los humanos para subsistir.