El viaje comienza en Khao Lak, uno de los complejos turísticos devastados, y continúa hacia las playas de Phunket. El plan incluye dar comida a los supervivientes y asistir a ceremonias funerarias. En Tailandia ya están a la venta DVD con grabaciones caseras de la tragedia y postales de todo tipo.
Mientras, en la región indonesia de Aceh, tres semanas después de la tragedia, continúan apareciendo supervivientes, que no han recibido ayuda. Hasta el momento, se han repartido en la región (la única que continúa en estado de emergencia) 4.400 toneladas de alimentos, pero las lluvias de los últimos días están dificultando las tareas.
- La ONU abrió ayer en Kobe (Japón) la Conferencia sobre Reducción de Desastres, que pretende crear un sistema de alerta de catástrofes.