La Guardia Civil de Campillo de Llerena y Valverde de Llerena imputó a M.J.S.S, JA.R.G, y J.R.G de 39, 38 y 22 años de edad respectivamente y vecinos de la localidad onubense de Almonte, un presunto delito contra la flora y fauna, tras haber recuperado casi 300 galápagos capturados ilegalmente.
Los animales fueron capturados en el Río San Pedro de Fuente Obejuna

Los hechos, según informó el Ministerio de Interior en nota de prensa, ocurrieron el pasado domingo, cuando en el transcurso de un control de carreteras, los agentes identificaron a los ocupantes de un vehículo Seat Toledo que circulaba por el Km. 156 de la N-432 termino de Granja de Torrehermosa (Badajoz).

Tras la identificación, los agentes inspeccionaron el vehículo donde encontraron cinco sacos conteniendo en su interior 260 galápagos, así como diversas artes utilizadas para la captura de los animales. Al parecer, los animales fueron capturados en el Río San Pedro de la localidad cordobesa de Fuente Obejuna y su destino sería la provincia de Huelva para su posterior comercialización.

Animales en mal estado

Ante el "mal estado" de los animales, se trasladaron inmediatamente al Centro Amus de la localidad de Villafranca de los Barros (Centro colaborador de la Dirección General de Medio Ambiente), quienes informan que los animales intervenidos se tratan de galápagos europeos y leprosos.

Según el Decreto 37/01 que cataloga las especies amenazadas de Extremadura, estas se encuentran recogidas como sensibles a la alteración de su hábitat y de interés especial, por lo que son intervenidas para una posterior devolución al medio natural. Las diligencias instruidas, por delito contra flora y fauna son remitidas al Juzgado de Instrucción de Llerena.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD