Hay situaciones que sorprenden y el sábado por la noche los responsables de la residencia de ancianos Nuestra Señora de Covadonga de Pola de Siero , en Asturias, no salían de su asombro. Sobre las 20.30 una mujer de 71 años apareció en el vestíbulo. La había llevado su hija que, sin mediar palabra con el personal, la dejó allí y echó a correr a su coche donde la estaban esperando.

No había rservado plaza ni había hablado con nadie para ver si la mujer podía quedarse. Aunque varios testigos echaron a correr tras ella, no consiguieron darle alcance, según informa hoy el diario asturiano El Comercio.

La anciana contó que su hija le había dicho que tenía plaza en la residencia. Y la hija dijo a la Policía que su madre había ido por su propia voluntad y que no iría a buscarla.

La mujer pasó la noche en una habitación del centro que había quedado libre y permanecerá allí hasta que se solucione su situación que está en manos de la Policía Nacional y del Juzgado de Instrucción de Pola de Siero.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN