La tradición casi perdida de tocar campanas

  • El párroco de Partovia en Carballiño (Ourense) ha tenido la idea de organizar un peculiar concurso de repicadores de campanas.
  • Se quiere mantener una tradición que está a punto de desaparecer.
  • En el jurado, los veteranos del pueblo, que ahora ceden el testigo.

El párroco de Partovia en Carballiño (Ourense) ha tenido la idea de organizar un peculiar concurso de repicadores de campanas en su iglesia, en parte para mantener esta tradición, que está a punto de desaparecer, y para que los jóvenes participen en las actividades de la parroquia. Este domingo se celebró la final, en la que participaron cuatro concursantes: cuatro jóvenes del pueblo que no llegan a los 20 años.

Repicar parece fácil pero, según explican, mover bien estas campanas tiene su técnica. Han estado varios fines de semana con ensayos y ahora llega el momento de lucirse, aprovechando la misa del domingo.

Los cuatro participantes han dejado a un lado aficiones como el skate, o el cine para practicar en el campanario. Los premios son de 70, 50 y 30 euros, y entre ellos hay sólo una sana rivalidad, porque además son dos parejas de hermanos.

En el jurado, los veteranos campaneros del pueblo, que ahora ceden el testigo. Algunos de ellos llevan más de 70 años repicando las campanas de la iglesia en celebraciones como bodas, comuniones, procesiones o también en caso de incendios o tormentas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento