El aceite de la vida (Lorenzo's Oil) es una película de 1992 que contaba la lucha de un matrimonio (en la ficción Susan Sarandon y Nick Nolte) enfrentándose a la lenta agonía de un hijo afectado de una extraña enfermedad degenerativa cuyos síntomas parecían retardarse gracias un 'milagroso' aceite.

El film contaba la historia real de la familia del niño Lorenzo Odone, fallecido esta semana a la edad de 30 años, cuando de acuerdo a la esperanza de vida que los médicos le asignaron, no habría de haber pasado de los 10.

El tratamiento ha provocado el recelo y la adhesión de los científicos a partes iguales

Augusto Odone, su padre, llevaba los últimos 20 años tratando de convencer al mundo de que la terapia del aceite, que suscita casi a partes iguales el recelo y la adhesión de la comunidad científica, es perfectamente válida para combatir la adrenoleucodistrofia (ALD, sus siglas en inglés), una patología hereditaria que, en la modalidad más severa, provoca una degeneración neurológica lleva a un estado vegetativo y, en menos de 10 años, ocasiona la muerte.

Controversias entorno al 'milagro'

En 1995, un estudio sobre 84 niños que padecían la enfermedad, demostró que un tratamiento con aceite de oliva -desarrollado y patentado por el padre de Lorenzo- era capaz de retardar la aparición de los síntomas de los diagnosticados con ALD.

The New England Journal of Medicine no quiso publicar los resultados
Sin embargo, para muchos expertos en la enfermedad estos resultados no despejaron las dudas acerca de la eficacia de este tratamiento.

En relación a un estudio similar hecho en 2002, un grupo de científicos, encabezados por la prestigiosa revista 'The New England Journal of Medicine' (la cual se negó a publicar los resultados), interpusieron serias objeciones al tratamiento.