El Tribunal de Gran Instancia de Lille, al norte de Francia, anuló en abril un matrimonio porque la mujer mintió sobre su virginidad a su futuro esposo.

El tribunal justificó su decisión por "errores en las cualidades esenciales de un cónyuge", ya que la esposa, de confesión musulmana, aseguró antes de casarse que se mantenía casta, engaño que descubrió su marido en la noche de bodas, el 8 de julio de 2006.

No es en ningún caso una disposición inspirada en la moral

El Ministerio de Justicia, señaló, a través de su portavoz, Guillaume Didier, que no recuerdan que se haya producido otro caso similar antes, aunque insistió en que la decisión del tribunal "no es en ningún caso una disposición inspirada en la moral, sino por la mentira", reconocida por su autora.

La dictamen de la Justicia, explicó el portavoz, se basa en un "elemento de personalidad indispensable a los ojos del cónyuge, sin la cual él no se habría casado".

Por su parte, la escritora y filósofa francesa Elisabeth Badinter dijo sentir "vergüenza" y se declaró "ulcerada por la decisión del tribunal de aceptar juzgar eso porque la sexualidad de las mujeres en un asunto privado y libre en Francia, absolutamente libre".