La cárcel de Carabanchel
La cárcel de Carabanchel (Archivo)

Diez años después de que la cárcel de Carabanchel echara el cierre, ya hay un acuerdo entre las admnistraciones competentes sobre los terrenos. El Ministerio del Interior (propietario de los terrenos) y el Ayuntamiento de Madrid han desbloqueado las negociaciones y alcanzado un principio de acuerdo que supone la construcción de un hospital público y 600 viviendas en los terrenos de la antigua prisión.

En las próximas semanas se espera que ambas administraciones, local y estatal, firmen el acuerdo que llevan esperando los vecinos mucho tiempo, después de que este viernes lo haya aprobado el Ayuntamiento. Bajará la edificabilidad de la zona, reduciéndose a 600 viviendas, un 30% al menos de protección oficial, para aumentar el espacio destinado a equipamientos públicos.

Recuerdo a los presos

En el proyecto está incluido un hospital, tal y como era también deseo de la Comunidad de Madrid. Tendrá 40.000 metros cuadrados y presumiblemente gestión privada como los últimos centros hospitalarios madrileños. No se descarta que, además de zonas verdes, el proyecto incluya una escuela infantil para el barrio y una biblioteca.

El Ministerio del Interior no quiere que se olvide que Carabanchel fue un centro de reclusión de presos políticos durante la dictadura. Por eso, planea crar un plaza con un monumento a los represaliados por el franquismo.