irak atentado ninos muertos
Un padre (izq) iraquí llora junto al ataúd de su hijo, quien murió mientras soldados estadounidenses repartían caramelos (EFE) EFE
Al menos 23 de las 32 víctimas mortales del atentado suicida perpetrado hoy en Bagdad son niños, según dijeron fuentes del hospital Al Kindi, en el que ingresó la mayor parte de las víctimas.

"Es un crimen que no tiene precedentes.
El hospital ha recibido 32 cadáveres, de ellos 23 cuerpos de niños, así como 31 heridos, incluidos 21 niños", dijo a Efe el doctor Ghanem Yawad, del citado centro sanitario.

El mando militar estadounidense confirmó por su parte, en un comunicado, que un soldado norteamericano murió en el ataque y otros tres resultaron heridos, y aseguró que "un gran número de las víctimas son niños".

De confirmarse el número de muertos, sería el que más víctimas mortales ha causado entre niños durante la posguerra en Irak.

Los niños se habían acercado al convoy a recoger caramelos
Según fuentes policiales, un coche bomba conducido por un kamkiaze hizo explosión en la carretera Mohamed Al Qasem cuando pasaba una patrulla militar estadounidense.

Al parecer, el vehículo estalló cuando muchos niños se habían acercado al convoy a recoger caramelos que les ofrecían los soldados americanos.

El número de fallecidos en Irak desde que a finales del pasado mes de abril juró su cargo el primer ministro, Ibrahim al Yafari, asciende a más de 1.500 personas.

Por otra parte, según un estudio realizado por el Instituto universitario de altos estudios internacionales de Suiza, citado por el diario francés Le Monde, 39.000 iraquíes han muerto en Irak desde el inicio de la intervención estadounidense en marzo de 2003.

Hallados 11 cadáveres suníes

Los cadáveres de 11 suníes, entre ellos el de un imán, han aparecido en Bagdad con restos de balas en la cabeza, según ha informado una de las principales organizaciones suníes.

El jefe del Waqf (Oficina de bienes religiosos) suní, Adnane al-Dulaimi, ha exigido al Gobierno que se abra una investigación para esclarecer la muerte de estas personas aparentemente asesinadas tras haber sido arrestadas por la policía.