Condenan a siete vigilantes de dos centros comerciales por agredir a los clientes

  • Cuatro vigilantes agredieron a tres hombres y a una mujer.
  • En la segunda agresión, tres vigilantes se ensañaron con un hombre.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN
Siete vigilantes de seguridad de dos
centros de ocio donostiarras han sido condenados a distintas penas en dos sentencias diferentes por
agredir a varios clientes de estas instalaciones. El primero de los casos tuvo lugar sobre las 2:50 horas del 31 de octubre de 2004 en el exterior del bar Illun, en el centro de ocio Illumbe, donde cuatro vigilantes de seguridad
agredieron a tres hombres y a una mujer que se encontraban en el lugar.

Según la sentencia, los cuatro guardas propinaron patadas y puñetazos a uno de los clientes, que sufrió policontusiones, una contractura cervical, una contusión en el hombro derecho y dolor en los incisivos superiores, que le mantuvieron ocho días impedido para sus ocupaciones habituales.

Otro de los perjudicados resultó con una "contusión esternal", y la tercera víctima sufrió un golpe en el costado derecho y un hematoma sobre la ceja izquierda de las que tardó en curarse veinte días. La única mujer agredida recibió un tortazo de uno de los vigilantes, mientras que otro la zarandeó y empujó hasta tirarla al suelo, lo que le originó una lumbalgia aguda que le mantuvo 19 días impedida para su trabajo. Los procesados han sido condenados ahora a diferentes multas de entre 480 y 720 euros, según los casos.

Segunda agresión

El segundo episodio sucedió a las 19:45 horas del 30 de abril de 2006 en el centro comercial La Bretxa de la capital guipuzcoana cuando, según la sentencia, dos guardias de seguridad debidamente uniformados acudieron a los baños de caballeros y "en el ejercicio de sus funciones" hicieron salir a todas las personas que se encontraban en el lugar menos a uno de los clientes al que "esposaron y tiraron al suelo".

Ambos operarios comenzaron a dar patadas a su víctima por todo el cuerpo "llegando a pisarle la cabeza". Más tarde, un tercer miembro del equipo de seguridad que estaba "fuera de servicio" se sumó a los otros dos vigilantes uniformados y "continuaron con la agresión". La sentencia considera que los tres guardas son responsables de un delito de lesiones por el que impone a cada uno de ellos un año y nueve meses de prisión y les inhabilita para el desempeño de su profesión durante el mismo período. Además, deberán indemnizar a su víctima con 500 euros.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN

Mostrar comentarios

Códigos Descuento