Y se armó la marimorena...

'Estás en Babia', es decir, en la comarca leonesa a la que los monarcas se retiraban a descansar en la Edad Media. (WIKIPEDIA).
'Estás en Babia', es decir, en la comarca leonesa a la que los monarcas se retiraban a descansar en la Edad Media. (WIKIPEDIA).
WIKIPEDIA

La 'marimorena' se armó por primera vez en Madrid en torno a 1579. Ocurrió cuando el tabernero Alonso Zayas y su mujer, María Morena, se negaron a venderles a los soldados los cueros de buen vino que poseían. Desde entonces decimos que se arma la marimorena cuando se organiza una riña.

Otras expresiones tienen explicaciones de lo más originales. Aquí indicamos para qué se utilizan y de dónde vienen algunas de ellas.

'¡Vete a hacer puñetas!'

Se usa "para desechar algo, o para despedir a alguien, despectivamente o sin miramientos"; también "para manifestar que algo se ha estropeado o que un asunto ha fracasado". Una puñeta no es más que el encaje que llevan los puños de algunas prendas de ropa. Hacerla supone, por tanto, tejerla, una tarea ardua y poco grata.

'A la francesa'

Se utiliza para referirse a quien se marcha "repentinamente, sin decir una palabra de despedida". La discreción en la Francia del siglo xvii se valoraba hasta tal punto que abandonar una reunión sin decir adiós se consideraba de buen gusto.

'Acabar como el rosario de la aurora'

"Desbandarse descompuesta y tumultuariamente los asistentes a una reunión, por falta de acuerdo". Los devotos de la procesión del Rosario, en la localidad gaditana de Espera, acabaron a farolazo limpio, tal vez por disputas religiosas, con un grupo de mozos con los que se encontraron a la aurora... Y acabaron como el rosario de la ídem.

'Estar en babia'

"Estar distraído y como ajeno a aquello de que se trata". La de Babia es una comarca leonesa a la que algunos reyes de la Edad Media se retiraban en busca de sosiego, para descansar... y estar en Babia.

'Haber gato encerrado'

"Haber causa o razón oculta o secreta, o manejos ocultos" Ô Un gato, además de un felino, es una bolsa en la que antaño se guardaba el dinero y que solía encerrarse, esconderse u ocultarse para evitar robos.

'Hacerse el sueco'

"Desentenderse de algo, fingir que no se entiende". Aunque algunos estudiosos afirman que la expresión tiene su origen en la actitud que adoptaban los marineros nórdicos cuyas embarcaciones atracaban antaño en Andalucía, muchos otros apuntan a que el término proviene del latín soccus (del que deriva zueco) y se refiere al calzado que lucían los cómicos de la antigua Roma y que les hacía parecer "ajenos" a su entorno.

'Meterse en camisa de once varas'

"Inmiscuirse en lo que no le incumbe o no le importa". En la Edad Media, el ritual de adopción implicaba meter al hijo por la manga de una camisa y sacarlo por el cuello; y, como medida de longitud, la vara tiene un valor entre 768 y 912 milímetros. Por eso, alguien que se mete en camisa de once varas se está embarcando en algo que le viene grande.

'No hay tu tía'

Falsa separación de "no hay tutía", se usa "para dar a entender a alguien que no debe tener esperanza de conseguir lo que desea o de evitar lo que teme". La tutía o atutía es en realidad un remedio, una medicina hecha con óxido de cinc y otras sales metálicas con la que antiguamente se aliviaban las dolencias oculares.

¡BONITO PALABRO!

Con el tiempo -y en algunos casos, las traducciones- determinadas expresiones quedaron reducidas a palabras que esconden un significado más allá del evidente.

- Brindis. De la expresión alemana bring dirs ("te lo ofrezco"). Está constatado que los militares de Carlos V la usaban con el mismo sentido que hoy ya en 1527.

- Eslogan. Adaptación del inglés slogan y, éste, de los gaélicos slaugh ("guerra") y gheun ("grito"). Es un "grito de guerra".

- Esnob. Adaptación del inglés snob, que proviene de la anotación s/nob y, ésta, del latín sine nobilitate ("sin nobleza"). Se usaba en universidades inglesaspara indicar que un alumno carecía de origen nobiliario.

- Maravilla. Proviene del latín mirabilia, la forma del plural neutro del adjetivo mirabilis, que significa "admirable". Una maravilla es, por tanto, "lo admirable" o "las cosas admirables".

- Tutiplén. El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) la recoge como una "forma viciosa" de la expresión latina totus plenus, esto es, "todo lleno".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento