Un padre camboyano, mecánico de profesión, insertó en la boca de su hijo, un bebé de cinco años, el tubo de la bomba para los neumáticos y trató de inflarlo.

Según informaba el diario Rasmei Kampuchea (y recogía la web int.iol.co), Try Sienghym "estaba jugando" con su hijo, Sok Cambo.

El niño tuvo que ser trasladado al hospital con problemas de estómago

Pero la diversión casi le sale cara, pues el niño tuvo que ser trasladado al hospital donde fue estabilizado después de que su estómago sufriera distensiones debido a la acción del aire en la cavidad intestinal. Según fuentes cercanas de la familia, el padre se "arrepiente mucho de haber jugado así con la vida de su hijo".

La policía no tomará medidas contra el hombre, y responsabiliza del acto a la "pura estupidez, contra la cual no existe ley".