Manolín, el robot escanciador
'Manolín' triunfó en el aniversario del Barrio de la Sidra de Gijón. N. M. S.
Es alto, bien parecido, va vestido de asturiano y nunca dice que no a echarle un culín de sidra a quien se lo pida. ¿El escanciador perfecto? Podría serlo, si no fuera porque ‘ Manolín' no es una persona, sino un robot, creado hace ya diez años por
José Luis García Argüelles, un vecino de Colloto jubilado de Duro Felguera.

‘Manolín', que fue la estrella indiscutible en la fiesta aniversario de El Barrio de la Sidra de Gijón, es de acero inoxidable y está hecho entero a mano. Su inventor recuerda que al principio era inmóvil como una estatua, pero un amigo y él se decidieron a hacerle unos arreglos. Desde entonces no sólo levanta el brazo de la botella, además canta y habla. Han sido muchos los que le han sugerido que venda su invento, pero José Luis cree que aunque es muy llamativo «no sería comercializable, ya que es muy caro fabricarlo», dice.

Su dueño está tan orgulloso de su robot escanciador que no duda en llevarlo allá donde se vaya a beber sidra asturiana. Después de Gijón partirá a Cangas de Onís y después a Logroño.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO