Adelgazantes bajo control.
El Ejecutivo quiere proteger los derechos del consumidor. ARCHIVO

El Gobierno ha aprobado este viernes una ley de Seguridad Alimentaria que incluirá, entre otras cosas, una norma que permite que los productos que complementan las dietas médicas bajas en calorías lo especifiquen en sus etiquetas, pero sólo si las empresas fabricantes aportan "suficiente evidencia científica" que lo justifique.

Las compañías deberán aportar pruebas científicas que demuestren sus propiedades
A partir de ahora podrán esgrimir que disminuyen la sensación de hambre o que aumentan la
percepción de saciedad, siempre que las compañías aporten pruebas científicas que lo demuestren y que la redacción sea correctamente entendida por el consumidor medio.

La evaluación de ambos extremos corresponderá a la Autoridad de Seguridad Alimentaria Europea, mientras se mantiene la prohibición de anunciar el ritmo o la magnitud de la pérdida de peso para evitar conductas nutricionales inadecuadas.

Contra las grasas 'trans'

La  Ley de Seguridad Alimentaria busca  garantizar la seguridad de los alimentos y proteger la salud de los ciudadanos.

Entre sus iniciativas concretas figuran la disminución de la concentración de grasas 'trans' en los alimentos, un plan de apoyo a celíacos y a alérgicos, planes para la reducción de consumo de sal, apoyo a la lactancia materna y de prevención de riesgos biológicos en la alimentación (salmonelosis, 'campylobacter' o anisakis), o por la exposición de las personas a los agentes químicos o contaminantes.

Se trata de una estrategia integral que implica a ocho Ministerios
Se trata de una estrategia integral que implica a ocho ministerios y que está coordinada por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

La Estrategia marca tres grandes líneas: mejorar la coordinación de España con la UE; impulsar la actuación conjunta ministerial, y reforzar la coordinación dentro del Estado entre los agentes implicados en la seguridad alimentaria (comunidades autónomas, consumidores, sectores económicos y comunidad científica).