El estrés ha inhibido el celo de las osas Paca y Tola, los dos únicos ejemplares de oso cantábrico puro criados en semicautividad, el primer día de contacto físico con
Furaco, el macho cedido por el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, para intentar su reproducción.

Así lo ha explicado este jueves por la mañana en las inmediaciones del cercado de Santo Adriano, donde se encuentran los osos, el jefe de veterinarios de Cabárceno y coordinador del proyecto, Santiago Borragán.

Borragán ha asegurado que el comportamiento de los animales durante las primeras horas en las que han compartido espacio en el cercado de manejo ha sido el esperado.

Es imposible constatar el celo hasta el contacto con el macho

Según ha explicado este experto, "es imposible constatar el celo hasta el contacto con el macho".

En los primeros minutos, los tres animales han recorrido, separados, el que será su nuevo hogar hasta el mes de octubre.

Lo más positivo de este primer día de encuentro es que no se han percibido síntomas de agresividad o violencia en ninguno de los tres ejemplares.

Furaco ha presentado un comportamiento "maduro" y "tranquilo" y, tras demostrar a las osas su posición de dominio sobre el territorio, se ha tumbado en el centro del cercado que comparten, ignorando a las hembras.

Tras demostrar su dominio, Furaco se ha tumbado y ha ignorado a las osas
El resultado de este experimento de reproducción en cautividad de osas cantábricas puras no podrá ser constatado hasta la próxima primavera, momento en el que, tras el periodo de hibernación de las hembras, se produciría el parto en torno al mes de febrero.

"Si se produjese un hecho extraordinario y las dos hembras se quedasen preñadas podrían nacer hasta ocho crías", ha señalado García Gaona.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN