ETA
Javier López Peña, alias 'Thierry', máximo dirigente de la banda terrorista.

Francisco Javier López Peña, alias 'Thierry', detenido a última hora de este martes junto a otros tres etarras en una operación realizada en Burdeos (Francia), es considerado como el jefe militar de la banda y el responsable de que la organización terrorista decidiera poner punto final, el 6 de junio de 2007, al "alto el fuego permanente".

Fuentes de la investigación señalan que 'Thierry' ocupa un puesto de responsabilidad superior incluso al de Garikoitz Aspiazu, 'Txeroki'.

Cuenta con varios alias como Zulos, Bartolo, Pierre o Marcel

'Thierry', de 49 años, nació en el municipio vizcaíno de Galdakao el 30 de mayo de 1958 y cuenta con varios alias como 'Zulos', 'Bartolo', 'Pierre' o 'Marcel'.

El etarra es considerado por la Policía como el responsable de que la banda decidiera romper en 2007 la tregua iniciada el 22 de marzo de 2006 . Interior también le señala como la persona que decidió perpetrar el atentado de la T-4 de Barajas, que acabó con la vida de dos ciudadanos ecuatorianos.

Sustituto de Josu Ternera

Francisco Javier López Peña estuvo, además, en las dos reuniones clave celebradas entre el Gobierno y la banda. En la de diciembre de 2006 sustituyó al hasta entonces considerado número uno de la organización, José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera; y en la de mayo de 2007 ya era el portavoz principal de los terroristas.

Este hecho sorprendió ya que hasta ese momento su rostro no era conocido. Sin embargo, parece que entró en ETA desde 1980, cuando participó en un frustrado asalto a la cárcel de Basauri junto a otros ocho presuntos miembros de la banda, entre ellos Arnaldo Otegi, para liberar a varios presos. Ya en 1983 fue detenido por primera, y única vez, por la Policía.

Responsable de cursillos y de los zulos

Pasó a la clandestinidad y desde entonces era buscado por las Fuerzas de seguridad. En 1993 se convirtió en uno de los responsables del aparato de infraestructura de ETA, encargado de los zulos en los que la banda oculta armas y explosivos. Tiempo después, la presión policial le obligó a abandonar Francia y a buscar refugio en Cuba y, a su vuelta de América, se incorporó a la dirección de la banda, donde pasó sucesivamente a hacerse cargo de los grupos de reserva, responsable de cursillos y jefe de la estructura militar de la organización terrorista.