Virus del papiloma humano (VPH): qué es, factores de riesgo y tratamiento

  • Esta infección de transmisión sexual no suele manifestar síntomas.
  • Según la OMS "la mayoría de las personas se infectan poco después de iniciar su vida sexual".
  • ETS e ITS, ¿hablamos de lo mismo?
Imagen representativa del virus del papiloma humano.
Imagen representativa del virus del papiloma humano.
GTRESONLINE

El virus del papiloma humano (VPH) es una infección de transmisión sexual cuyo contagio se puede producir a través del sexo vaginal, anal u oral. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS)"la mayoría de las personas se infectan poco después de iniciar su vida sexual". Todo ello, debido a la falta de medidas de protección y desconocimiento de esta ITS que puede llegar a transformarse en una ITS (infección de transmisión sexual que deriva en una enfermedad).

La buena noticia sobre el virus del papiloma humano es que se puede prevenir y que tras su contagio es posible que desaparezca espontáneamente sin ningún tratamiento ya que, como bien indica Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), "solo un pequeño porcentaje de las personas infectadas va a presentar manifestaciones clínicas".

El problema es que esta ITS en la mayoría de las ocasiones no presenta síntomas y esto favorece a que se siga propagando. Pero esto no es todo. Si se produce el contagio hay que tener en cuenta que existen hasta 100 cepas del VPH entre los que se encuentran el 16 y el 18 que son calificados de alto riesgo. Esto quiere decir que pueden provocar cáncer cervicouterino.

¿Cómo puedo saber si tengo VPH?

El VPH puede ser asintomático o presentar verrugas, uno de los síntomas más claros para identificarlo según la AEDV. Por lo general, cuando aparecen las verrugas (en el 20% de los casos) estas son señal de que la persona está infectada con una cepa de VPH de bajo riesgo. El procedimiento es eliminarlas a través de una crema o extirparlas. También es posible esperar a que desaparezcan solas.

En el caso de que no se presente ninguna sintomatología es posible sufrir VPH igualmente. Pero, para detectarlo es necesario someterse a la prueba conocida como Papanicolau. En ella se realiza una revisión ginecológica en la que se cogen muestras del útero con un cepillo pequeño. Esto no produce ningún dolor y las muestras se envían al laboratorio para su análisis.

Factores de riesgo

No todas las personas se infectan de VPH e, incluso, algunas que han contraído esta ITS su cuerpo ha sido capaz de eliminarlo sin ningún problema. Pero, en algunos pacientes el Virus del Papiloma Humano puede evolucionar y, por eso, existen determinados factores de riesgo a los que debemos prestar atención según la OMS:

  • Las personas que tienen el Virus de la Inmunodeficiencia Adquirida (VIH) tienen más probabilidades de contraer el VPH.
  • Si recientemente se ha contraído otra ITS, como herpes vaginal o gonorrea, es posible contagiarse de VPH con mayor facilidad.
  • El consumo de tabaco también es un factor que puede influir en el contagio y persistencia de esta ITS.
  • El número de hijos que se hayan tenido y la juventud también influye en la contracción del Virus del Papiloma Humano.

A pesar de esto, no está todavía muy claro el motivo por el que algunas personas consiguen eliminar el virus por sí solas, en cambio, en otras este es persistente. Por esta razón, es importante tener en cuenta los tratamientos que actualmente están disponibles para esta ITS.

Tratamientos para el VPH

Actualmente, existen vacunas que protegen contra el VPH. Estas son Cervarix (protege del VPH 16 y 18) y Gardasil (protege de las cepas 6, 11, 16 y 18). Lo adecuado es aplicarlas antes de mantener relaciones sexuales por primera vez. Por eso en España la seguridad social las subvenciona hasta los 19 años. Son tres vacunas y pueden ponerse a partir de los 9 años. ¿Qué ocurre cuando ya se ha contraído la ITS? Las vacunas no tendrán efecto, aunque pueden ayudar a la inmunidad.

La AEDV recomienda las siguientes medidas que pueden ayudar no solo a proteger a los demás durante las relaciones sexuales del contagio del VPH, sino a prevenir esta ITS (entre otras). Para ello es recomendable:

  • Utilizar preservativo en todas las relaciones sexuales, sobre todo, en el caso de que no se tenga una pareja estable. El preservativo femenino y las bandas de látex (para el sexo oral) también ayudan a evitar la propagación del VPH.
  • Someterse a controles ginecológicos como mínimo una vez al año para detectar, lo antes posible, esta ITS u otras en el caso de que sean asintomáticas.

En el caso de tener el VPH se realizará un seguimiento. Si se tienen verrugas se recetará una crema o se tendrá que pedir una cita para su extirpación.

Por el contrario, si el VPH es de una cepa que puede causar cáncer también se hará un seguimiento. En el caso de que no desaparezca, se hará una colposcopía. En esta el médico podrá ver las áreas afectadas con una luz. Después, se llevará a cabo una biopsia. Dependiendo de los resultados se volverá a realizar un seguimiento a la espera de que el cuerpo elimine por sí mismo la infección. En caso contrario, podrá requerirse una cirugía para eliminar las partes que presentan células anormales.

El VPH es la ITS más frecuente y la AEDV estima que cada año "se diagnostican en España alrededor de 3.500 casos de VPH". Por esta razón, ponerse las vacunas es importante, así como protegerse en las relaciones sexuales con el preservativo (masculino y femenino) y las bandas de látex. Es la única manera de evitar contraer una infección de transmisión sexual.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento