Tana Rivera cumple 20 años envuelta en unos misteriosos problemas de salud

Tana Rivera Martínez de Irujo, en la corrida goyesca de Ronda de 2018.
Tana Rivera Martínez de Irujo, en la corrida goyesca de Ronda de 2018.
GTRES

Tana Rivera lleva un 2019 que mejor no pensar en él, porque lo único bueno que ha sacado de él fue enamorarse de nuevo (de un jugador de la selección española de hockey hierba). El resto, y quitando que apareciera con una escayola para ver un partido de tenis, han sido sus continuados problemas de salud.

Hasta tres desmayos ha protagonizado, haciendo que todo su entorno esté permanentemente al tanto de ella y que haya ido a ver a los doctores y a hacerse las pruebas pertinentes para estar al cien por cien.

Pero los médicos no han dado aún con los motivos exactos por los que la joven, que cumplía este miércoles 20 años, sufre estos desvanecimientos. Eso sí, sus padres, Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, incluso por separado, coinciden que su hija está "perfectamente".

Eso significaría que Tana Rivera ha dejado en el pasado las cuestiones de su salud y que sus 20 años van a ser bien distintos. "No hay de qué preocuparse", aseguró hace algunas semanas su madre.

Esta bienvenida por  todo lo alto a la nueva edad y a esa época tan mágica de juventud como es la veintena la quiere llevar a cabo muy pronto rodeada de amistades muy cercanas y algunos familiares, así, claro, como su novio, Quique González, un chico de 23 años que ha hecho que se ilusione de nuevo tras su ruptura con Curro Soriano y que la apoya  incondicionalmente.

Porque Rivera viene cargada de fuerzas tras su año sabático y ya se ha puesto de nuev manos a la obra con su carrera, ADE, en la Universidad CEU de Madrid, donde vive con Eugenia Martínez de Irujo y su pareja, Narcís Rebollo.

A su padre, de hecho, le vio hace tan solo uno días, cuando celebraron ese cambio de dígitos en una gran comida familiar en la que también estaba Lourdes Montes, la pareja de Fran Rivera, y con quien tiene Tana una estupenda relación.

Y aún con todo lo que tiene a su alrededor, es increíble la capacidad que ha tenido la joven para preservar su intimidad y mantener ese casi anonimato, lejos de los medios de comunicación y los platós  de televisión.

Tana Rivera, cuya belleza muchos creen que proviene por los genes que la unen a Carmina Ordóñez, va paso a paso haciéndose un hueco en el imaginario colectivo, también porque lo tiene todo para ser una influencer, a tenor de los  siempre acertados outfits que escoge, y que combinan la modernidad y la tradición con la comodidad y la bohemia fruto de su edad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento