Sánchez exige a Torra que condene la violencia pero aún no ve motivos para intervenir en Cataluña

Pedro Sánchez, en la rueda de prensa tras la reunión con Unidas Podemos, PP y Cs.
Pedro Sánchez, en la rueda de prensa tras la reunión con Unidas Podemos, PP y Cs.
EFE
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, ha hecho un llamamiento este miércoles a última hora de la tarde al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para que condene "sin excusas y sin paliativos" el uso de la violencia y deje de ocultarse "tras cortinas de fuego".

La situación en Cataluña no está siendo todo lo normal que esperaba el Gobierno pero de momento sí se cumple el factor que era clave para aplicar medidas de excepcionalidad. La colaboración entre los Mossos d'Esquadra y la Policía Nacional para ante los incidentes violentos que empezaron el lunes, se recrudecieron el martes y continuaron ayer está siendo "inmejorable", según el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por lo que sería "absolutamente imprudente" tomar su control mediante la Ley de Seguridad Nacional.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reconocido este miércoles expresamente la tarea de los Mossos, de la Policía y la Guardia Civil en la "defensa de la legalidad en Cataluña". "Deben saber que tienen el respaldo de conjunto de la ciudadanía porque son garantes de los derechos y libertades públicas", ha dicho en una comparecencia en la que ha confirmado las impresiones de los líderes del PP, Ciudadanos y Podemos tras reunirse con él. Aunque la Ley de Seguridad Nacional y el 155 siguen siendo una posibilidad, de momento no piensa elevar el tono de la respuesta del Gobierno ante los "altercados" en Cataluña.

Aunque Pablo Casado y Albert Rivera le habían exigido justo lo contrario en sus reuniones con él este miércoles, Sánchez ha pedido una vez más la "unidad" de los partidos. "La única esperanza de grupos violentos es que cometamos errores, vernos exaltados, divididos, para que caigamos en sus provocaciones y alimentemos una espiral violenta", ha dicho.

Sánchez ha mandado un mensaje de "tranquilidad" a los catalanes porque "más pronto que tarde se restablecerá la normalidad". También al presidente catalán, Quim Torra, a quien como "responsable político y moral", ha conminado a condenar "sin excusas ni paliativos, con máxima claridad, el uso de la violencia en Cataluña".

Según ha dicho, actuará con "serenidad y templanza" para respetar el derecho a la manifestación y garantizar la seguridad frente a los actos violentos. Pero el Gobierno no ve que la situación haya llegado al punto de elevar su respuesta ante los disturbios con medidas tan excepcionales. Así lo habían supuseto ya Iglesias y Rivera salieron ayer de sus reunión con Sánchez y lo que dejaron claro Marlaska y, desde la sede del PSOE, su secretario de Organización y ministro de Fomento José Luis Ábalos, que ha dicho que "no se dan los supuestos" para aplicar la Ley de Seguridad Nacional o el 155.

Casado y Rivera exigen dureza

Por el contrario, Casado le ha exigido que aplique la Ley de Seguridad Nacional y dé ya el primer paso para eventualmente volver a aplicar el artículo 155 con un requerimiento para que Torra responda si está dispuesto a acatar la Constitución. En clave interna, ha instado al PSOE a romper sus pactos de gobierno con los independentistas en Cataluña.

También ha exigido que la Fiscalía actúe "de inmediato" contra Torra, su Gobierno y la Mesa del Parlament por "incitar al desorden público y la desobediencia". De momento tampoco será así, pero la Fiscalía ya sigue de cerca los disturbios para decidir si abre digilencias de investigación.

Por su parte, Rivera le ha planteado que aplique "ya" el artículo 155, "pero de verdad", "para destituir a Torra". "La mejor etapa que hemos vivido es cuando echamos a [Carles] Puigdemont", ha dicho.

Iglesias se ha opuesto a estas medidas y, aunque ha reconocido sus diferencias con Sánchez sobre Cataluña, le ha garantizado su apoyo si aplica "empatía" para "desinflamar" la situación.

Cooperación policial

Aunque está vigilante y no "descarta nada", el Gobierno no escuchará de momento las exigencias del PP y Cs. En medio de la preocupación por la violencia"aislada" de las protestas y el caos político en el Govern, hay algo que sigue funcionando con total normalidad.

El domingo pasado, un día antes de la sentencia, empezó a funcionar un centro de cooperación operativo en el que el Ministerio de Interio y la Consellería de Interior se mantienen en "contacto permanente" para gestionar la cooperación entre Mossos y Polícía que, a pesar de ahora media un mundo entre ellos, ayer ensalzaron tanto Marlaska como el conseller, Miquel Buch.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento