Se observan detalles fantasmales en las afueras de las galaxias

Imagen del halo de la galaxia espiral NGC 3628 recogido en la encuesta HERON
Imagen del halo de la galaxia espiral NGC 3628 recogido en la encuesta HERON
Europa Press

Astrónomos de la Universidad de California han completado la encuesta más grande hasta la fecha sobre entornos de galaxias cercanas, probando un sistema para explorarlas. R. Michael Rich ha dirigido un equipo que realizó la colaboración HERON, publicada en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

El equipo ha descubierto que los diámetros de las afueras galácticas parecen correlacionarse con el brillo y el tipo de galaxia. Las regiones externas de las galaxias contienen estrellas antiguas, así como estrellas que fueron de las primeras en formarse en la historia de la galaxia. Comprender estas regiones ayuda a rastrear las estructuras invisibles de materia oscura. 

Para la encuesta, se usó un telescopio relativamente pequeño y se observaron 119 galaxias. Las imágenes se adquirieron usando un chip CCD, parecido al de las cámaras digitales. El resultado fue que, en una exposición de una hora, el telescopio revela débiles proyectiles y plumas expulsadas en colisiones de galaxias tan claramente que es comparable con el telescopio Canadá-Francia en Hawai de 3.6 m.

El coste total del sistema de telescopio también es económico. Aproximadamente, ha costado 150.000 dólares, menos del 10% del coste de proyectos similares. "Nos sorprendió lo poderoso que podría ser un telescopio de tan modesto tamaño", dijo Rich. 

El equipo midió con precisión la extensión de las galaxias. El equipo descubrió que el diámetro del halo de una galaxia está correlacionado con el brillo de una galaxia. Esas galaxias más brillantes que la Vía Láctea muestran los halos más grandes, algunos de más de 600.000 años luz de diámetro, más grandes que la Vía Láctea y sus satélites.

Los halos más grandes se encuentran en las galaxias rojas redondas conocidas como galaxias elípticas gigantes, que pesan hasta 1 millón de millones de soles, pero también se pueden encontrar halos gigantes en galaxias como La Vía Láctea que tiene un disco.

Estas estrellas lejanas y muy débiles pueden rastrear la extensión de la materia oscura asociada con estas galaxias, una posibilidad que el equipo planea explorar en el futuro. El equipo había buscado una conexión entre la evidencia de una colisión de galaxias y la cantidad de formación de estrellas observada en una galaxia, pero no se ve ninguna.

Es probable que las galaxias viejas, rojas y muertas tengan colisiones visibles como una galaxia de disco con un estallido juvenil de formación estelar. En cambio, las colisiones se han producido principalmente en cualquier galaxia más luminosa que la Vía Láctea. "Anteriormente, un estudio como este examinaría un puñado de galaxias, una muestra de este tamaño no tiene precedentes", dijo Mosenkov.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento