Un embarazo con una actividad frenética hasta el último momento

Carme Chacón, en una foto de familia con el contingente español en Líbano (AGENCIAS).
Carme Chacón, en una foto de familia con el contingente español en Líbano (AGENCIAS).
AGENCIAS
Ya se lo dijo uno de sus asesores durante su viaje del mes pasado a Líbano: "Relaje el ritmo, ministra". Carme Chacón,
primera mujer en estar al frente del Ministerio de Defensa, quería demostrar que el cargo estaba a la altura de una mujer... embarazada.

Sus siete meses de gestación no sólo no le impidieron aceptar el reto que le ofreció Zapatero, sino que sólo cinco días después de jurar el cargo, el pasado 19 de abril la recién estrenada ministra emprendió rumbo a Afganistán para visitar a las tropas españolas allí desplegadas. Era su primer viaje oficial.

Acompañada de un ginecólogo y un pediatra por si surgía cualquier imprevisto, llegó a las bases de ambos países a bordo de un Hércules de las Fuerzas Armadas. Pasar revista a las tropas, saludar a los jefes de unidad... incluso se atrevió a entonar "La muerte no es el final" en Sarajevo, a donde fue después de Líbano.

Sólo le faltó visitar la misión en Kosovo, de las cuatro internacionales en las que participa nuestro Ejército.

Los consejos de los médicos

No obstante, los expertos aconsejan que no se realicen viajes en avión en un estado de gestación tan avanzando como el de la ministra. Los riesgos de sufrir trombosis, embolia o un parto prematuro aumentan con esta clase de desplazamientos, por lo que a Chacón no le faltaron críticas.

No le dio una embolia ni sufrió una trombosis, aunque el parto, previsto para principios de junio, se ha adelantado dos semanas. El niño, que se llamará Miquel, ha pesado 2.800 gramos y se encuentra en perfecto estado de salud, igual que la madre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento