Los testigos afirman que el kamikaze de la M-50 se dio la vuelta después de hacer zigzags y conducía a gran velocidad

Vehículo del kamikaze de la M-50, acusado de homicidio doloso.
Vehículo del kamikaze de la M-50, acusado de homicidio doloso.
EP

Varios testigos han ratificado ante el juez que investiga el accidente mortal provocado presuntamente por un conductor kamikaze el pasado 15 de septiembre en la M-50 que el detenido paró y dio la vuelta para circular en dirección contraria, yendo a gran velocidad y aparentemente siendo consciente de ello.

Así lo han relatado al menos cuatro testigos en los últimos días ante el titular de Juzgado de Instrucción número 5 de Coslada, que investiga el accidente ocurrido el 15 de septiembre sobre las 06:30 horas en el kilómetro 25 de la M-50, a la altura de Coslada, en el que Víctor López Casado, de 20 años, falleció al colisionar con un coche que iba en dirección contraria.

El presunto conductor kamikaze, Kevin C.B., triplicó la tasa de alcohol permitida y quedó inicialmente en libertad mientras estaba ingresado en un hospital debido a las heridas que sufrió en el siniestro, hasta que cuando iba a recibir el alta, el día 19, el juzgado del caso ordenó su detención. Y el juzgado de guardia de Plaza de Castilla le envió a prisión provisional comunicada y sin fianza, investigado por un delito de homicidio doloso, otro de conducción bajo los efectos el alcohol y un tercero de conducción temeraria con desprecio a la vida de las personas.

Fuentes de la investigación han relatado a Efe que la semana pasada declaró ante el juez que instruye la causa la mujer que se cruzó con el supuesto kamikaze cuando viajaba con su hija y vio cómo, tras conducir haciendo zigzag, se daba la vuelta en plena M-50 y empezaba a conducir al revés.

Esta mujer ratificó lo que había testificado ante la Guardia Civil, al igual que un camionero que relató que poco antes del accidente vio un coche circular en dirección contraria a gran velocidad.

Este martes un matrimonio también ratificó ante el magistrado que el presunto kamikaze conducía temerariamente, aparentemente de manera voluntaria, según las fuentes.

La instrucción continúa y las partes están a la espera de que se resuelva la petición de libertad hecha por la defensa del acusado, que entiende que no existe riesgo de fuga, que tiene arraigo familiar en Madrid y que el hecho de que el delito que le imputa la Fiscalía tenga una alta pena no conlleva necesariamente que esté en prisión preventiva, han precisado fuentes jurídicas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento