Anna Ferrer Padilla revela sus problemas psicológicos, cambia de trabajo y responde a quienes la llaman 'enchufada'

Anna Ferrer.
Anna Ferrer.
MorningGlory

Viene de unas estupendas y lujosas vacaciones en Nueva York junto a su novio, Ivan Martín, en las que se ha desestresado por haber acabado los estudios (se ha graduado en la Universidad Carlos III) y las prácticas... y en las que también ha huido de las críticas.

Y es que desde que Anna Ferrer Padilladebutara como presentadora en MorningGlory, la hija de Paz Padilla no ha cesado de recibir críticas y comentarios polémicos sobre que sus primeros pasos en el mundillo los está haciendo porque es una enchufada.

La influencer ha decidido tomar cartas en el asunto y se predispone a cerrarles la boca a sus detractores, para lo cuál, recién terminada su carrera de Económicas, se quiere estrenar en un nuevo proyecto profesional.

Este puesto, quiere aclarar, no lo ha conseguido gracias a sus apellidos, y así lo ha hecho saber a través de un texto, cómo no, en su cuenta de Instagram, que ha bloqueado y hecho privada debido a los insultos recibidos.

Su trabajo, les ha contado a los 385.000 followers que tiene, será a partir de ahora detrás de las cámaras, en uno de los sectores que más le han gustado desde pequeña.

Su nuevo reto

"Como muchos de vosotros, me he planteado mil cosas que hacer ahora que he acabado: que si máster, que si oposiciones, que si buscar trabajo...", ha comenzado diciendo Ferrer Padilla.

"Y, tras darle muchas vueltas he decidido probar con algo que me gusta desde hace mucho tiempo... y es el sector de la producción", ha agregado en el post, para a continuación dar sus razones.

Anna Padilla (ella misma ha desplazado el apellido paterno, aunque guarda una magnífica relación con él, como ella misma ha declarado en su stories) asegura haber "mamado" la producción desde que era una niña, por lo que le "apetece e ilusiona mucho".

"Aunque no lo parezca, también es una de las salidas de mi carrera", bromeó, antes de contestar decididamente a quienes le han criticado tan furibundamente que hasta ahora (sus prácticas las hizo en Mediaset y en el sector financiero) siempre ha sido una enchufada.

"Lo haré desde la posición más baja (por si alguien tenía dudas), porque mi única intención es aprender lo máximo posible y encontrar algo que me apasione", ha dejado constancia Padilla.

La joven, de 22 años, será auxiliar de producción de una conocida productora televisiva y, visto lo que sucede cuando consigue este tipo de puestos, ha querido aclarar todo lo concerniente a su nuevo oficio.

A palabras necias...

"Sé que muchos criticarán esta decisión, igual que también sé que nunca dejaré de ser hija de quién soy, tanto para bien como para mal, aunque sea de lo que más orgullosa esté en mi vida", ha sentenciado.

"No quiero alargarme mucho más y daros la chapa, pero quiero dejar claro que a pesar de todas las ofertas que muchos sabéis (de televisión, Instagram, programas, etc.), he decidido hacer lo que me gusta, hacerlo desde el punto de partida y labrarme un camino por encima de cualquier meta", ha finalizado antes de agradecer el apoyo.

Y es que Anna Padilla no tiene miedo de hablar. Ya rompió tabúes hablando de por qué iba al psicólogo y, aprovechando que el pasado día 10 de octubre es el Día Mundial de la Salud Mental, lo ha vuelto a hacer.

En uno de sus vídeos reconocía que padece problemas psicológicos y que la mejor forma que ha encontrado para susperarlos es, obviamente, acudiendo a un especialista.

De hecho, ha revelado que ella sufrió severos problemas de ansiedad en 2005, cuando, aún siendo una niña, supo que sus padres, Paz Padilla y Albert Ferrer, se iban a divorciar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento