Antonio (73 años), sobre su cita en 'First dates': "Con esta señora me siento viejo, a mí me gustan jóvenes"

  • Isabel (71), su cita, reconoció que "él busca frescura, no la sensatez de una señora de su edad".
Antonio, en 'First dates'.
Antonio, en 'First dates'.
MEDIASET

Antonio, uno de los comensales de First dates de este lunes, reconoció que se sentía muy joven a pesar de sus 73 años de edad, pero no pudo ocultar su disgusto cuando vio a su cita, Isabel, una gallega de 71 años que "no encajaba en sus expectativas".

"Me encanta estar con chavales jóvenes, de ellos aprendo mucho de su frescura y ganas de vivir", admitió el gaditano. "Yo me siento por la tarde con mis amigos y se me van los ojos con las niñas con los pantalones cortos, esos cuerpos, esas caras...", añadió.

Lidia Torrent fue la encargada de darle la bienvenida al programa, y le preguntó por su tipo de mujer: "Una con un físico agradable, gusta. Que sea atractiva a la vista".

Antonio fue marino mercante y señaló que había viajado mucho, por ello afirmó que "las mujeres cubanas, las venezolanas y las colombianas, tienen mucha fama y merecida. Son bellísimas, pero a mí me gustan mucho las mujeres asiáticas porque son muy bonitas de cara, tienen una piel que es de seda, el pelo, la dentadura, la delicadeza, su forma de ser...".

Mientras esperaba en la barra, llegó Isabel, su cita, que le preguntó a Torrent: "¿Y mi Carlos?". La jubilada se definió afirmando: "De gallega tengo el carácter, de vasca tengo la honestidad y de andaluza, calidad de vida. Llevo muchos años sola y estoy muy bien, pero no quiere decir que no me gustaría tener una persona al lado".

Antonio, al verla entrar, afirmó a cámara: "¿Tú has visto a esta señora? Está completamente arrugada, las piernas, el cuello... Atractivo físico, cero". Pese a todo cenaron juntos hablaron de sus profesiones y de sus edades, reconociendo que "aquí jóvenes no somos ninguno".

Pero, una vez más, no tuvo palabras agradables hacia la gallega: "Con esta señora me siento viejo. No me entrega juventud y frescor", añadiendo que "la belleza es la piel tersa y ella sin ropa debe ser un poema".

Al hablar de la soledad, admitió que "está cargada de manías, cualquiera la aguanta. Esta mujer tiene que tener un carácter fuerte, y una persona con 70 años ya no cambia". Eso sí, nunca en la mesa, siempre en el privado comentándoselo al equipo del programa de Cuatro.

Pero Isabel se percató del poco interés que tenía el gaditano en la cita: "Él busca la frescura de una persona joven y no la sensatez o la serenidad de una señora de su edad".

Al final, y pese a todo lo vivido durante la velada, Isabel sí que quiso volver a quedar con Antonio "como amigos y luego esperar a ver si surge algo más, siempre que los dos estemos de acuerdo y a gusto, ¿por qué no?". Antonio, por su parte, concluyó diciendo que "opino igual que ella, como pareja no cumple con las expectativas que busco, pero podemos mantener una buena amistad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento