¿Por qué los cielos de Japón se tiñeron de morado antes del tifón Hagibis?

Cielo morado de Tokio antes de la llegada del tifón Hagibis
Cielo morado de Tokio antes de la llegada del tifón Hagibis
Europa Press

Antes de que el tifón Hagibis golpeara Japón, el cielo de la capital, Tokio, se volvió de color morado brillante, un fenómeno climático que, aunque muchos auguraron que se trataba de un presagio, tiene su explicación. 

Este fenómeno que cubre los cielos de color morado o púrpura es muy común que se produzca justo antes de los tifones o huracanes y, del mismo modo que en Japón, también se produjo con el paso del huracán Michael en Florida o por el de Dorian en Bahamas.  Según los científicos, ocurre por la dispersión de la luz a través de las pequeñas partículas que son alteradas por la tormenta próxima.

Para entender mejor lo que sucede con este fenómeno, se puede comparar con el sonido. Este también se propaga en forma de ondas, pero necesita un medio material como, por ejemplo, el aire o el agua para transmitirse. Sin embargo, la luz es una onda electro-magnética que puede viajar en el vacío. La luz del Sol se comprende de infinidad de ondas de diferentes longitudes, es decir, diferentes distancias entre "dos crestas" sucesivas de una onda.

Nuestros ojos pueden ver un cierto rango de estas longitudes de onda, las cuales corresponden con distintos colores, siendo el color violeta la longitud más corta que podemos ver. A medida que la luz del Sol llega a la Tierra, los colores son capaces de alcanzar la superficie sin interrupciones, pero las longitudes de onda más cortas, como la violeta o la azul, están dispersas en todas las direcciones por las moléculas gaseosas del aire. A esto se le conoce como dispersión de Rayleigh y es la causa de que veamos el cielo azul.

El color violeta fue causado por esta dispersión y por la manera en la que el tifón propició las condiciones adecuadas como, por ejemplo, la humedad, para que ese color tan difícil de ver, apareciese.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento