El legendario actor Clark Gable, en una de sus películas.
El legendario actor Clark Gable, en una de sus películas. ARCHIVO
Conocido como el "Rey de Hollywood", Clark Gable se casó cinco veces y conquistó a un sinfín de bellas mujeres, aunque su fama de galán ha quedado un poco empañada por una polémica biografía que asegura que tuvo relaciones homosexuales.
La biografía, titulada Clark Gable: estrella atormentada, descarta una relación con Marilyn

La inexpugnable masculinidad de Gable se tambalea en la obra Clark Gable: estrella atormentada, del escritor David Bret, que se ha publicado en el Reino Unido y califica a la estrella de "bisexual reprimido".

Famoso por su inconfundible bigote fino que parecía trazado a lápiz, el actor (1901-1960) dominó el mundo del celuloide durante los años treinta y principios de los cuarenta, como protagonista de películas tan legendarias como Lo que el viento se llevó.

Fuera de la gran pantalla fue la envida de muchos hombres por sus innumerables aventuras amorosas con las divas del cine de aquella época: Carole Lombard (el gran amor de su vida), Grace Kelly y Joan Crawford , entre otras bellezas, cayeron rendidas en sus brazos.

Sin embargo, Bret, autor de origen francés que vive en el norte de Inglaterra y se ha especializado en elaborar biografías de celebridades, sostiene en su libro que Gable se vio envuelto en varios escarceos homosexuales al comienzo de su carrera.

"Mantuvo relaciones sexuales con hombres para ascender en Hollywood. Era parte de la rutina para darse a conocer en Hollywood", explicó el biógrafo, al precisar que "eso aún sucede hoy".

Según comentó Bret, Gable se dejó seducir por actores homosexuales -conducta inaceptable entonces- como Earle Larimore, Rod La Rocque y William Haines, que "fueron grandes estrellas del cine mudo y en aquella época eran muy influyentes en los estudios".

La controvertida obra también revela que Gable no vivió un romance con Marilyn Monroe (gran mito sexual y cinematográfico de los años cincuenta) durante el rodaje del filme Vidas rebeldes , como ha venido predicando la leyenda de Hollywood.

Obsesionado con la higiene personal, el actor no soportaba los malos hábitos de la explosiva rubia, quien "se duchaba poco, dormía desnuda y comía con frecuencia en la cama, arrojando bajo las sábanas los restos del plato antes de dormirse", escribe Bret.

A la edad de 59 años, el "Rey de Hollywood" murió de un ataque al corazón en Los Ángeles (EEUU) el 16 de noviembre de 1960, dos meses y medio antes del estreno de Vidas rebeldes.