El centenario de James Stewart

  • Uno de los actores inolvidables del cine.
  • Fue el ejemplo de norteamericano ideal.
  • Trabajó a las órdenes de los mejores directores, como Hitchcock, Capra, Ford, Lubitsch o Wilder.
  • A lo largo de su carrera recibió dos Oscar, uno de ellos Honorífico.
James Stewart en 'La ventana indiscreta', de Alfred Hitchcock.
James Stewart en 'La ventana indiscreta', de Alfred Hitchcock.
Archivo

El 20 de mayo James Stewart habría cumplido 100 años. Su rostro afable, la voz aflautada, el hablar espacioso y balbuceante, su cuerpo larguirucho y de aires algo desgarbados. Y no sólo representó la encarnación ideal de hombre norteamericano como ciudadano íntegro, con coraje y demócrata, también es uno de los iconos imperecederos del séptimo arte.

Fue el prototipo de héroe más humano. "James Stewart nunca actuaría de asesino", llegó a decir el maestro Hitchcock. Así de consistente era la imagen que generaba. Alguien que el público nunca se hubiera creído como el malvado de la película.

Lo más cerca que estuvo de ser un villano fue en su obsesivo personaje de Vértigo(1954, Alfred Hitchcock) o en Horizontes lejanos (1952, Anthony Mann), pero más por un pasado, nunca explícito, de pistolero sin escrúpulos que por un personaje que de nuevo le situaba como el bueno de la función, redimiéndole.

James StewartArquitecto que nunca llegó a ejercer, saltó de los escenarios de Broadway a la gran pantalla donde se instaló durante más de cuarenta años y casi un centenar de películas.

"Jimmy", como se le conocía familiarmente, trabajó a las órdenes de algunos de los mejores directores como John Ford, Alfred Hitchcock, Billy Wilder , George Cukor , Ernst Lubitsch , Otto Preminger o Anthony Mann.

Pero fue el también magnífico Frank Capra el primero que le lanzaría a la fama con títulos como Vive como quieras , Caballero sin espadao ¡Qué bello es vivir!

Descendiente de auténticos pioneros en el nacimiento de la nación estadounidense, durante la Segunda Guerra Mundial se alistó como piloto de bombardero. Numerosas medallas y la obtención del rango de coronel avalan su carisma más allá de la pantalla. Y cuando reemprendió su carrera en el cine, allí estaba Hitchcock, con quien colaboró en cuatro películas: La soga, La ventana indiscreta, El hombre que sabía demasiado, y Vértigo. Todos ellos títulos fundamentales.

Puede que el público se identifique conmigo, pero es a John Wayne a quien admiran.
Sin embargo, lo que más le gustó fueron sus interpretaciones en los westerns. Entre ellos destacan: Winchester 73 , El hombre de Laramie , Horizontes lejanos , Colorado Jim , Flecha rota , Tierras lejanas , El gran combate , Dos cabalgan juntos , La conquista del Oesteo El hombre que mató a Liberty Valance.

También sobresalió en la comedia. Inolvidables son El invisible Harvey , El bazar de las sorpresaso Me enamoré de una bruja ; o en el drama, como Anatomía de un asesinato .

Su vida personal nunca estuvo salpicada por los escándalos que rodean al mundillo de Hollywood. Se casó una sola vez, casi a los 41 años, con Gloria Hatrick McLean, con quien tuvo cuatro hijos.
Fue nominado cinco veces a los Oscar, y premiado con la dorada estatuilla por Historias de Filadelfia , y con otra de honorífica en 1985. "La distinción más importante es saber que no me han olvidado después de tantos años" , fueron sus palabras de agradecimiento.

Nacido el 20 de mayo de 1908 en Indiana (Pensylvania), Jimmy falleció el 2 de julio de 1997 en Los Ángeles, simplemente su corazón dejó de latir. Tenía 89 años.

Personajes inolvidables. Películas imprescindibles:

Caballero sin espadaEn Caballero sin espada (1938), de Frank Capra, fue el idealista senador Jefferson Smith: honesto, defensor de las causas justas, incorruptible, inasequible al desaliento. No ganó el Oscar, pero al año siguiente la Academia lo compensaría entregándoselo como mejor actor principal por su interpretación (secundaria) en Historias de Filadelfia.
¡Qué bello es vivir!Otra nominación al Oscar. Su interpretación de George Bailey, un hombre casado pero de sueños frustados y su empresa en quiebra durante la Gran Depresión, en ¡Qué bello es vivir! (1946), de Frank Capra , es de las más recordadas. Elogio de la vida y de la influencia positiva sobre los demás.
La ventana indiscretaEn La ventana indiscreta (1954), de Hitchcock , es L.B. Jefferies, un reportero recuperándose en silla de ruedas de un accidente. O la encarnación del mirón que todos llevamos dentro. Puro metacine donde el espectador es el "personaje". Y Grace Kelly, la novia con quien se resiste a casarse.
VértigoOtro Hitchcock memorable. En Vértigo (1958) es el detective John 'Scottie' Ferguson, un hombre complejo, desorientado y con una irreprimible obsesión tanto amorosa como sexual. Kim Novak era el objeto de su deseo. Un fracaso en su momento, un título indispensable hoy.
El hombre que mató...Y otra obra maestra. En El hombre que mató a Liberty Valance (1962) es el respetable y popular senador Ransom Stoddard. A través del relato de su historia a un periodista, guiado por el maestro John Ford, y junto a un actor admirado por ambos, John Wayne, nos habla de como se forjan las leyendas, con héroes anónimos y héroes que no lo son. O sobre como el progreso renueva, pero también entierra las glorias de antaño. Ojalá no ocurra con James Stewart.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento