Italia satisfecha
El ministro de exteriores de Italia, Franco Frattini. (EFE) EFE
El ministro italiano de Exteriores, Franco Frattini, se declaró hoy "satisfecho" con las aclaraciones recibidas del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, por las supuestas críticas a la política de inmigración que diseña Italia, y que a su juicio es tan "rigurosa" como la española.

Es evidente que si el presidente español ha dicho cual es la posición, yo estoy satisfecho

"Yo no voy a entrar en asuntos internos del Gobierno español, es evidente que si el presidente español ha dicho cual es la posición, siendo el Jefe de Gobierno -recalcó Frattini en rueda de prensa-, yo estoy satisfecho".

De la Vega aseguró hoy que "el Gobierno español, como saben, rechaza la violencia, el racismo y la xenofobia, y por tanto no puede compartir lo que está sucediendo en Italia, es evidente", al ser preguntada por el conjunto de medidas que prepara el Gobierno de Silvio Berlusconi para luchar contra la inmigración ilegal.

El gobierno español ha asegurado que De la Vega condenaba una serie de incidentes racistas ocurridos en los últimos días en Italia.

Zapatero, según cita el diario El País, ha dicho que "no ha habido ni incidente" y que "el malentendido ha sido aclarado". "La aclaración ha tardado poco tiempo y la relación con Italia siempre ha sido buena", añadió el presidente.

Gobierno amigo

El ministro Frattini, que al igual que Zapatero participa en la V Cumbre de Jefes de Estado o de Gobierno de la Unión Europea, Latinoamérica y Caribe, rechazó "estimular ninguna polémica" con un "gobierno amigo", que puso como ejemplo de la política migratoria.

Es evidente que nos movemos dentro de las reglas europeas

"El gobierno de Zapatero en dos años ha sido extremadamente severo y riguroso frente al de (el italiano Romano) Prodi, porque ha expulsado del territorio español a decenas de miles de personas que han llegado del África Occidental a las Islas Canarias. Según las reglas europeas, pero les ha expulsado", dijo Frattini.

En este sentido, rechazó toda crítica por parte de otros ejecutivos de la UE y aseguró que "es evidente que nos movemos dentro de las reglas europeas" y que "el respeto a las reglas es nuestra estrella polar".

A juicio de Frattini, hubiera sido "inaceptable" que el gobierno español interfiriese en las políticas italianas, por lo que la aclaración "era la que esperábamos, que considerábamos necesaria, y que ha llegado puntualmente".