La caída de un cable de Red Eléctrica Española en la carretera C-58 a la altura del Nus de la Trinitat provocó esta tarde retenciones de 9 kilómetros en esta vía, 3 en la C-33 y de 2 en la C-17, informó el Servei Català del Trànsit (SCT).

Ha caído un cable eléctrico entre Sant Just Desvern con Santa Coloma de Gramenet
La C-58 tuvo que ser cortada al tráfico a partir de las 16.39 horas por la caída del cable eléctrico que une Sant Just Desvern con Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), aunque no afecta a los abonados al tratarse de una infraestructura de transporte y no de distribución, informó Fecsa-Endesa.


El incidente ocasionó el corte de toda la calzada de la C-58 en sentido norte durante más de una hora, tras lo cual se reabrieron todos los carriles menos uno. En sentido sur se produjeron también cortes intermitentes que, a las 19.00, provocaban las retenciones más importantes, desde Cerdanyola del Vallès hasta Barcelona.

La C-38 se ha cortado debido a un desprendimiento
En la C-33 los vehículos que circulan en sentido norte lo han hecho por el arcén porque un camión de bomberos estaba trabajando en la calzada. Además, se producen retenciones en prácticamente todo el recorrido de la Ronda de Dalt, entre Meridiana y Diagonal; en la Ronda Litoral, entre Bon Pastor y la Barceloneta. Operarios de los Bomberos de la Generalitat trabajaron esta tarde en la retirada del cable pero todavía se desconoce cuándo se normalizará el tráfico en las vías afectadas.

La C-38 a la altura de Camprodon (Girona) también se cortó esta mañana, debido a un desprendimiento. Aunque no está previsto que se reanude la circulación hasta el lunes, el tráfico está siendo desviado por una urbanización cercana y no se registran problemas importantes.