Barcelona contará con 28 kilómetros de carril bici nuevos, muchos de ellos en el distrito del Eixample, lo que permitirá completar algunos de los itinerarios del centro de la ciudad para conectar con los distritos de Ciutat Vella y Sant Martí que hasta ahora estaban inconexos.

En una rueda de prensa en el Ayuntamiento, el concejal de Movilidad, Francesc Narváez (PSC), afirmó que el uso de este sistema de
transporte aumentó un 81% entre 2006 y 2007, por lo que aseguró que la bicicleta "se ha hecho sus espacios en las calles de Barcelona de forma definitiva".

Algunas de las obras puedan empezar la semana que viene
A la ampliación de la red, que implicará eliminar algunos carriles para coches y aparcamientos, se destinarán cuatro millones de euros, y se prevé que algunas de las obras puedan empezar la semana que viene y estén terminadas en unos cinco meses.

De los 28 kilómetros, la principal novedad es que unos 10 serán en dos direcciones, y representan 20 kilómetros nuevos al contar las dos direcciones. Del resto, unos seis serán también en dos direcciones en la cera y fórmulas mixtas, y cerca de dos kilómetros, unidireccionales.