El incivismo llega también a las simples jardineras que decoran muchas calles de la ciudad. De las 15.000 plantas que se han puesto este mes en las 600 jardineras de madera, habrá que reponer a lo largo de las próximas semanas en torno al 25% de ellas.

Los robos y los destrozos de los gamberros son las principales causas y, generalmente, está directamente asociadas a las zonas y días fiesta. "Los fines de semana y en las zonas de marcha es cuando más notamos que desaparecen las flores", explican los responsables de los jardines del Ayuntamiento bilbaíno.

Pero no todo son los gamberros habituales son los culpables de la desaparición de plantas. En muchos casos, interesados particulares son los que arrancan los plantones para, sencillamente, llevárselos a su casa.

"Si no repobláramos estas jardineras, habría alguna completamente pelada", aseguran. Además de todo ello, algunas plantas también terminan secándose.

Para combatir esto último, los jardineros están empleando un nuevo método. En lugar de plantar las flores una a una, utilizan tepes de plantas, especies de sacos donde ya están desarrolladas varios brotes, lo que facilita tanto su crecimiento como su manutención. "No sale tanta hierba, crece mejor la planta y necesitan menos agua", aclaran.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE BILBAO