Pistas para acercarse al universo y la obra de Peter Handke, premio Nobel 2019

Peter Handke nació en 1942 en Austria.
Peter Handke nació en 1942 en Austria.
EUROPA PRESS

Leer a Peter Handke es apasionante, pero no fácil. No lo es él; no lo son sus puntos de vista; y no lo es su literatura. Sus libros, novelas, guiones, obras de teatro y poemas son exigentes con el lector y solo deben fidelidad a la palabra; a su compromiso con la palabra, la que dice verdad. Pero, ahora que le han dado el Nobel, es posible acercarse al universo de Handke y no naufragar a las primeras de cambio.

Muchos puede que hayan escuchado un poema del nuevo premio Nobel y no lo sepan. A quien vio El cielo sobre Berlín, la película de Wim Wenders, tal vez le suenen estos versos: "Cuando el niño era niño..." . En ese film hay mucho de Handke. El guion lo escribió junto a Wenders.



Puestos a escoger una novela para descubrir al nuevo premio Nobel recomiendo El miedo del portero ante el penalty, de 1970. El libro cuenta la historia de un antiguo portero de fútbol que pierde su trabajo y da vueltas sin rumbo por Viena, buscando un lugar en un mundo que siente como ajeno.

Otro libro para acercarse a Peter Handke puede ser Lucie en el bosque con estas cosas de ahí. Novela breve, cuento más bien, narra el acercamiento, el conocimiento, de una niña y su padre. Más tierna y lírica de lo habitual en el escritor de Carintia.

El cine ha sido una de las grandes pasiones de Handke: ver cine, escribir cine y hasta hacer de actor (aparece en el film de Wenders Los hermosos días de Aranjuez). Y el cine está en sus libros. Hay que leer Carta breve para un largo adiós para cruzarse con John Ford y los EE UU, país fundamental para el escritor.

Están los ensayos. No, no son filosofía. Peter Handke toca las palabras como si fueran un instrumento musical y de esa libertad nacen textos que rompen fronteras. Los títulos de sus ensayos lo dicen todo:Ensayo sobre el cansancio, Ensayo sobre el jukebox, Ensayo sobre el día logrado o Ensayo sobre el lugar silencioso.

Un andarín por España

Alguno de estos ensayos-no-ensayos lo escribió en España, país que ha recorrido con frecuencia. Linares, Soria, Finisterre, Ceuta o la Sierra de Gredos, lugares en los que siempre encontró , "una vida terrenal indebastable". En ese sentido, interesa leer Peter Handke y España, una selección de textos y entrevistas del escritor, en edición de Cecilia Dreymüller.

Algún libro de los publicados de Handke en España, que son muchos, es de hecho una entrevista. Es el caso de Pero yo vivo solamente de los intersticios. Son esas, sus opiniones, las que le han dado más de un disgusto. El novelista se opuso a los bombardeos de la OTAN durante las guerras de los Balcanes de los 90. Muchos interpretaron que con esa protesta estaba defendiendo la causa serbia.

Años le llevo a Handke aclarar que nunca fue su intención apoyar al régimen de Milosevic (y sin embago, acudió al entierro del líder serbio). De por medio, censuras, acusaciones de fascista, quedar fuera -dicen algunos- de las quinielas del Nobel por un tiempo y un libro donde matizaba su postura y expresaba su íntima relación con los Balcanes y la antigua Yugoslavia: Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Save, Morava y Drina, o justicia para Serbia.

Muy joven fue conocido por su teatro... de vanguardia. Provocativo siempre, en los 70 del siglo pasado Handke escandalizó a la sociedad austriaca con obras como Insultos al público, Gaspar o El pupilo quiere ser tutor.

Guiones, novelas, cuentos, ensayos, teatro... y sus libros de apuntes y notas, a un paso siempre de la poesía. El mejor ejemplo, es Historia del lapiz. Y los poemas. En castellano, Bartleby publicó una casi antología bajo el título Vivir sin poesía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento