Ana Guerra ha ido a terapia desde que abandonó 'Operación Triunfo': "Es difícil manejar tu ego contra la industria"

La cantante Ana Guerra, en octubre de 2019.
La cantante Ana Guerra, en octubre de 2019.
GTRES

Volvemos a lo de siempre: en pleno siglo XXI, que alguien admita que va a terapia no debería ser tabú, pues la salud  mental es exactamente igual de importante que la física. Pero lo es. Al menos en parte.

De ahí que sea tan importante que alguien como Ana Guerra, toda una referente para miles de jóvenes que la siguen en redes sociales, admita abiertamente que asiste a sesiones desde que abandonó la academia de Operación Triunfo.

Lo ha hecho, además, en otro acto importantísimo: la nueva campaña de una conocida marca de productos de higiene femenina que apoya a las personas víctimas de cáncer de mama y a favor de la investigación contra esta enfermedad y de la que la cantante (junto a Chenoa, Marta Sánchez y Ana Peleteiro) es su nuevo rostro.

Allí, Ana Guerra (o Ana War, como le pusieron sus numerosos fans) ha hablado con la prensa  y apenas si ha esquivado algún tema. Sobre todo porque, en el tema que ocupaba, ya dejaba claro que ella cada vez se realiza más chequeos para asegurarse su buena salud y que cree que es necesario concienciar.

"Tengo una terapeuta maravillosa, que me aporta tener los pies en la tierra. Sobre todo le pido a mi entorno que no me haga el centro de atención y mi entorno lo ha sabido hacer perfectamente", ha comenzado Guerra, de 25 años.

"Aunque yo hable de mi trabajo y me pregunten cosas, habla lo mismo mi amigo o mi amiga que yo", ha comentado la artista, que sufrió un enorme cambio en su vida pasar del anonimato a ser una estrella nacional.

"Saber manejar tu ego frente a la industria es un proceso complicadísimo. Cuando yo salí de la academia me pilló todo muy de golpe y pensé que no le daba a cada persona lo que ella se merecía, pero yo no era capaz. Ahora voy mucho mejor, le doy mucho cariño a los fans", ha afirmado con una sonrisa.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de ANA GUERRA / WAR (@anaguerramusic) el19 Sep, 2019 a las 1:26 PDT

Justo después, ha rememorado una de esas anécdotas que le hicieron ver cómohabía cambiado para siempre su mundo. "Salí un día y tuve una experiencia que no supe gestionar. Me pararon un bus de niños y no supe reaccionar, así que me encerré en casa una semana", ha recordado.

"Todo eso una terapeuta te ayuda a gestionarlo, además soy partidaria de que todos tenemos taras y de verdad que animo a todo el mundo que puesa que haga terapia por que yo lo agradezco muchísimo", se ha abierto la cantante de Ni la hora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento