Padre acusado de abusar de su hija en Alcalá de Guadaíra en 1996 cuando era menor niega los hechos

  • SEVILLA, 9 (EUROPA PRESS)
Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de Sevilla
Palacio de Justicia de la Audiencia Provincial de Sevilla
EUROPA PRESS - Archivo

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha enjuiciado este jueves a un hombre, cuyas iniciales son T.P.A., acusado de abusar sexualmente de su hija en 1996 cuando ésta era menor, quien ha negado todos los hechos que de los que se le acusan y ha achacado la denuncia a que su hija tiene como "único objetivo" conseguir dinero.

En esta causa, la Fiscalía pide para el encausado una pena de 15 años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con acceso carnal contra una menor de edad toda vez que, según su acusación, el procesado durante el año de 1996, en varias ocasiones a su hija, que contaba con 17 años de edad entonces, la golpeaba para que se desnudase y posteriormente abusar sexualmente de ella tanto en el domicilio familiar, ubicado en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra, como en descampados, donde el encausado obligaba a acudir a la entonces menor.

Con respecto a estos hechos, el procesado ha indicado que son mentira y niega "tan siquiera" haberle hecho tocamientos dado que por esa época trabajaba como gruista "y salía de casa a las cinco de la mañana y no volvía hasta la medianoche". Al hilo, ha indicado que la relación con su hija no era "muy buena" porque era "muy protestona" y siempre estaba "pidiendo dinero" para sus adicciones toda vez que ha apuntado que ésta "era adicta al alcohol y a las drogas desde los 14 años".

Continuando esa línea, el acusado ha indicado que su hija ha denunciado por motivos económicos así como por "venganza" toda vez que cuando estaba con su madre, ya fallecida, tenía una relación con otra mujer y, hace unos años, su hija se dirigió a él y le dijo que "le iba a hacer pagar por todo el daño que le había infringido a su madre" por el adulterio. Asimismo, ha reconocido que "alguna vez pensó pegarle" porque "relataba mucho" si bien ha asegurado que "nunca" lo ha hecho.

En la vista oral ha testificado la víctima quien ha manifestado que "no denunció los hechos hasta 2016 porque era adicta a las drogas" y no fue hasta esa fecha, cuando se sometió a un programa del Proyecto Hombre y tras contar lo sucedido a una psicóloga, ésta le animó "a denunciarlo", algo que finalmente hizo.

Con respecto a los hechos que se enjuician, ha indicado que su padre le pegaba "mucho" y que las agresiones sexuales comenzaron cuando tenía 14 años "con tocamientos" y que luego fueron a más, y que la obligó a ir a un descampado a tener relaciones sexuales "entre diez y 15 ocasiones". En ese sentido, ha indicado que las supuestas agresiones se detuvieron cuando cumplió 16 años y "le hizo frente".

De otra parte, han testificado dos hermanos de la víctima que han corroborado que su padre "golpeaba" tanto a la víctima como a ellos, y además, uno de esos hermanos ha apuntado que su padre también abusó de una segunda hermana.

Por otro lado, la representación legal del acusado ha pedido el sobreseimiento de la causa al entender que ésta ha prescrito ya que entiende que los hechos prescribieron en 2015 -los abusos sexuales a menores con petición máxima de 15 años de prisión prescriben a los 20 años- si bien la acusación entiende que este delito prescribió en 2016, unos meses después de que se presentara la denuncia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento