Elena Tablada
Elena Tablada en enero de este año. GTRES.

Ha respetado la decisión judicial que le obliga a borrar todas aquellas fotografías de su hija en las que esta aparezca vinculada a marcas comerciales. Sin embargo, Elena Tablada no está dispuesta a seguir de brazos cruzados.

Está cansada de ser la víctima muda en esa inagotable batalla legal que David Bisbal inició hace algunos años y que perturbó la estabilidad familiar. La empresaria advierte de que ya ha descubierto la estrategia mediática del cantante, con la que pretende obtener el favor de un público, y está dispuesta a destaparla.

Así me lo hizo saber hace unos días cuando la telefoneé para saber cómo se encontraba ante los últimos asaltos judiciales: "Yo nunca he filtrado información a los medios y la otra parte sí", insiste cuando se le pregunta. Elena no está sola. Su madre y su marido, Javier Ungría, se han convertido en el refugio perfecto al que acude cuando las aguas bajan turbulentas.

Por su parte, David cuenta con el apoyo de Rosanna Zanetti, su mujer, que es parte importante en el conflicto que mantienen. No solo porque el carácter de la venezolana es más bien bélico, sino porque en lugar de acercar posturas, las aleja.