El Papa reúne a 3.000 vírgenes.
El Papa dijo a las vírgenes reunidas en Roma que "siempre irradiarán la dignidad de ser la esposa de Cristo" (EFE). EFE
El Papa Benedicto XVI dio las gracias a las mujeres vírgenes consagradas que se reunieron en el Vaticano el jueves por su
"regalo total" a Cristo, y elogió un rito sagrado que reconoció que era difícil de entender para algunos no católicos.

"(Vivan sus vidas) de forma tal que siempre irradiarán la dignidad de ser la esposa de Cristo", dijo el Papa en un discurso a cientos de vírgenes consagradas de docenas de países que se reunieron en Roma. Las vírgenes consagradas son mujeres que realizan un voto de castidad para toda la vida en servicio a la Iglesia. El Vaticano dice que se "comprometen místicamente con Cristo" a través del rito sagrado.

Las vírgenes fueron la precursoras de las monjas en la Iglesia Católica
Las vírgenes fueron la precursoras de las monjas en la Iglesia Católica. El Vaticano restableció el rito, no practicado durante siglos, en 1970.

El Papa dijo que la vocación de las mujeres era profundamente significativa, aún cuando podía ser considerada como "oscura e inútil" por algunos que no comparten la fe católica.

Un grupo estadounidense que estuvo presente en la conferencia calculó que habían asistido más de 3.000 vírgenes católicas consagradas de todo el mundo.