Trib- La víctima de Canteras no dejó antes a su ex porque la amenazaba con suicidarse

  • Agentes que detuvieron al acusado lo encontraron escondido y manchado de sangre y dicen que saltó del balcón "cuando se vio acorralado"
El acusado por matar a su expareja en Canteras en la tercer asesión del juicio, agachado y con ojos cerrados siguiendo la sesión y declaración de agentes y peritos
El acusado por matar a su expareja en Canteras en la tercer asesión del juicio, agachado y con ojos cerrados siguiendo la sesión y declaración de agentes y peritos
EUROPA PRESS

MURCIA, 9 (EUROPA PRESS)

Un agente de la Guardia Civil ha explicado, en la tercera sesión del juicio que se celebra en la Audiencia Provincial de Murcia, acusado de matar a su ex pareja, de 20 años, en septiembre de 2017 en Canteras (Cartagena), que la joven denunció al joven, junto a su padre, una hora antes del fatal desenlace.

"La joven explicó que había tenido una relación de un año con un chico, con el que convivió en Cartagena y Málaga, y que éste la trataba mal; dijo que intentó dejarlo antes y no lo hizo porque la amenazaba con suicidarse", también ha afirmado que a la joven "le preocupaba mucho lo que le pasaría a él y dijo que no le deseaba nada malo", y que éste la amenazaba diciéndole "que si no era para él, no era para nadie".

En su declaración, el agente de la Benemérita ha señalado que el motivo de la denuncia fue que vieron, "de forma casual", al chico la noche antes en Cartagena cuando iba en el coche con sus padres. También declaró que Adrián padecía un trastorno de doble personalidad, "que era agresivo, impulsivo, impredecible, y que no sabía de lo que podría ser capaz".

En esta tercera sesión también han declarado los agentes de la Policía Local de Cartagena que intervinieron y detuvieron al acusado, "alertados por un vecino", en un balcón próximo a la vivienda de la víctima, "agachado, manchado de sangre y con un cuchillo".

"Parecía que estuviera muerto", ha detallado uno de los agentes, "pero cuando me vio empezó a moverse con movimientos nerviosos; le dije que se estuviera quieto y avisé a mi compañero que bajara que se tiraba por el balcón, que fue lo que hizo".

El otro de los agentes, que fue el primero en entrar en la vivienda tras el aviso recibido "por agresión con arma blanca", vio el cuchillo jamonero y después a la joven en el suelo, "tenía clavado un cuchillo en el pecho y llevaba muchas heridas en el cuello; era dantesco". Tras comprobar que el acusado no estaba en la vivienda ni en el balcón, así como que la víctima no tenía pulso, colaboró en la batida realizada conjuntamente por Policía Local y Guardia Civil en busca de Adrián.

Es un vecino el que avisa "aquí, aquí, está aquí, lleno de sangre", expone el agente a preguntas del Ministerio Fiscal, para añadir el segundo, que el vecino, al que conocía, dijo "parece que está muerto".

El agente que encuentra a Adrián explica que "cuando llego está agachado, en una esquina, con sangre, se mueve de manera nerviosa, le pido e insisto con que se esté quieto, llevaba un cuchillo" y manifiesta que, a su parecer, "quería saltar y huir", por lo que alerta a su compañero de que va a saltar "y eso hace; creo que se engancha a una especie de cornisa y se deja caer".

Según ha declarado el otro de los agentes de la Policía Local de Cartagena, concretamente, el que lo detuvo tras caer de una altura de unos cinco o seis metros, "el acusado, que llevaba heridas en la zona del abdomen, mucha sangre e iba sin camiseta, saltó cuando se vio acorralado. Optó por esa salida", pero no lo vio caer, "mi compañero me dijo que se tira, que se tira y bajé corriendo para detenerlo; lo que me interesaba era detenerlo", aunque, ha reconocido que el joven "nunca dijo que fuera él".

"Nunca nos dijo nada, teníamos claro que era el autor de los hechos y no preguntamos nada", ha apuntado el mismo agente, para afirmar que tras detenerlo tuvieron que salir corriendo con el acusado en coche, "rápido no, lo siguiente".

Los agentes han afirmado además que desde que reciben el aviso hasta que detienen a Adrián, -que se ha pasado, nuevamente, el juicio agachado con los ojos cerrado-, no pasa más de media hora y que "si no te asomas al balcón -donde fue detenido el acusado-, que era cerrado, no lo ves".

En esta tercera sesión también han declarado los agentes de la Guardia Civil que efectuaron el atestado de lo encontrado en la vivienda de la víctima, tras ratificarse en el informe, han detallado que la hoja -sin mango- que la joven llevaba clavada en el pecho era de unos 21 centímetros de largo, que el mango del cuchillo estaba en una silla, "junto al cadáver", que había sangre ya en el pomo de la puerta de entrada, que encontraron una mochila en el balcón con tickets de autobús, la factura de la escalera e información del horario de autobuses.

También han señalado que los martillos estaban en la habitación de la joven, que uno de ellos tenía incluso "perfiles genéticos" de la víctima y de Adrián, además hallaron papel de fumar, boquillas, tabaco de liar, "pensamos que estuvo en la cama esperando; había indicios de ello". Así como dos algodones con sangre del acusado en el cuarto de baño.

Recogieron uno de los cuchillos en el balcón donde se encontró a Adrián, además de una camiseta, con sangre que pertenecía a la fallecida, "y restos de sangre en el suelo". De hecho, los agentes encargados del informe pericial confirman que los cuchillos tenían sangre de la víctima y que el cuchillo jamonero "solo tiene sangre de ella y restos orgánicos de los dos".

En la sesión de este miércoles también han declarado, por videoconferencia, los agentes del Departamento de Nuevas Tecnologías de la Guardia Civil de Valencia, que solo han indicado que volcaron el contenido de tres móviles y que de uno de ellos solo pudieron recuperar su tarjeta de memoria "porque estaba bloqueado". Los teléfonos eran de la madre de la víctima, el de la joven fallecida, y el del acusado.

Uno de los peritos encargado de analizar los 35.000 folios de lo hallado en los móviles explica que había audios "relevantes". Así, en el teléfono del acusado había una serie de audios, con fecha 30 de agosto, en los que decía: "Ahora que me he apropiado de todo, voy a por ti"; "Voy a por ti chavala, ahora que me has bloqueado en todo, voy a

por ti". La joven lo bloqueó en las redes sociales tras recibir mensajes amenazantes e insultantes.

El perito ha explicado, además, que el joven amenazaba a la fallecida con "fotos potentes y puedo hacer lo que quiera", y que éstos coinciden con los encontrados en el teléfono de la joven, que constan como recibidos.

La sesión continúa este jueves con la declaración de los forenses y psquiatras.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento