Los Mossos d'Esquadra han imputado por un delito contra la salud pública, otro de homicidio y varios delitos de lesiones a los dos farmacéuticos de Barcelona que vendieron sulfato de manganeso etiquetado como sulfato de magnesio.

Este producto provocó la intoxicación de 22 personas, seis de las cuales fueron hospitalizadas y una de ellas murió.

Están imputados por no hacer los controles necesarios para detectar el error
Los dos responsables de la farmacia de Barcelona están imputados por recibir la materia primera mal etiquetada por parte del laboratorio químico y no llevar a cabo "los controles necesarios para detectar el error antes de vender el producto al público".

Imputado el administrador

El administrador del laboratorio farmacéutico Genox Farma de Lliça de Vall (Barcelona) que suministró el producto mal etiquitado a las farmacias fue imputado por los mismos delitos aunque después quedó en libertad provisional.

En total, los Mossos han interrogado un total de 33 personas de las que 19 eran víctimas y tres son familiares de los afectados.

Salut ordenó el 25 de abril suspender cautelarmente la actividad del laboratorio. En la inspección del laboratorio se constataron "deficiencias" en el sistema de control, fraccionamiento y trazabilidad en la distribución de los productos que manipula que incluyen tanto productos farmacéuticos como alimentarios.