Tumba de Franco
Imagen de archivo de la sepultura de Franco en el Interior de la Basílica del Valle de Los Caídos. EFE

El Tribunal Supremo ha ignorado este miércoles las competencias de los monjes benedictinos del Valle de los Caidos para frenar la exhumación de Franco, pero su prior, Santiago Cantera, no da signos de querer dejar las cosas así. En una carta a la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, fechada este mismo miércoles, comunica al Gobierno que no autorizará la entrada a la basílica para que se proceda a un traslado de los restos a los que se ha opuesto desde el principio, por no contar con el acuerdo de la familia y por "principios religisos y morales".

Tras conocerse el fallo del Supremo y la carta a Calvo, la abadía benedictina del Valle de los Caídos ha emitido un comunicado en el que ha negado que la actitud de su prior sea de "desacato" y deja claro que recurrirá a "todas las instancias nacionales e internacionales" para evitar la exhumación. Por su parte, El Vaticano ha reiterado este miércoles que los restos de Franco deben ser exhumados "si así lo ha decidido la autoridad competente", ha dihco el portavoz de la Santa Sede, Matteo Bruni, en línea con la actitud que ha mantenido la Iglesia hasta ahora, de no entorpecer las decisiones legislativas y judiciales.

"Le comunico que esta Abadía no autoriza el acceso a la basílica (lugar de culto) con la finalidad de acceder a una 'res sacra' (sepultura)", dice el prior en una carta que este miércoles han difundido eldiario.es y Abc en al que lamenta "la virulencia con la que se ha planteado el problema que podía (y puede) resolverse con el diálogo, comprensión y prudencia". El Ejecutivo no ha tardado en reaccionar a la misiva afirmando que la postura del prior "no va a ninguna parte" porque la sentencia del Supremo es muy "clara y unánime", según Servimedia.

Junto a la Fundación Francisco Franco y a los nietos del dictador, la comunidad benedictina del Valle de los Caidos ha sido la tercera parte discordante con la decisión del Gobierno, convalidada por el Congreso y confirmada por el Tribunal Supremo, de exhumar los restos. Así, también presentaron un recurso ante el Alto Tribunal por unos motivos que en su carta el prior considera que no se han tenido en cuenta y que, por tanto, impiden que él permita el acceso al templo para proceder a la exhumación.

Según relata el prior en su carta a Calvo, los benedictinos alegaban en contra del traslado de los restos de Franco "vulneración de la libertad religiosa (...) al pretender acuar en un lugar sagrado (Basílica) y sobre una 'res sacra' (sepultura) sin la preceptiva autorización eclesiástica". Asimismo, se refiere a "vulneraciones de derechos fundamentales" por la que esta comunidad religiosa estaba dispuesta a ir al Tribunal Constitucional y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y apunta que se mantiene los motivos por la que denegaban su autorización, que "no existe consentimiento de la familia y se mantienen los principios religiosos y morales afectados".

Además, el prior informa que si permitieran la exhumación "careceríamos de justificación" para mantener su oposición a que también sean trasladados los restos de 20 monjes benedictinos que yacen en el cementerio de la abadía.

Por todo esto, el prior comunica a Calvo que no permitirán la entrada en la basílica, justo el mismo día en que el Supremo no ha querido ni siquiera entrar a valorar si pueden o no hacerlo, en un fallo en el que se ha limitado a responder a las dudas planteadas por los nietos de Franco en este sentido afirmando que su sentencia "es clara" y que "la aclaración no es necesaria".