Cinco consejos para contratar un seguro de coche
Al adquirir un vehículo, uno de los primeros trámites es contratar un seguro de coche.  Freepik

Al año, los conductores invertimos una media de 1.669 euros en mantener nuestro vehículo en el mejor de los estados. Así lo aseguran desde Fintonic, en un estudio que también ha reflejado que cada vez son menos los españoles que, entre los gastos anuales del coche, contemplan el pago de un seguro que les cubra ante posibles imprevistos. Uno de los motivos que, previsiblemente, ha logrado que casi un 40% de los conductores circulen sin dicha póliza por nuestras carreteras es el precio que en ocasiones puede llegar al alcanzar esta salvaguarda económica. Y es que, no siempre estudiamos las opciones que nos aseguran una cuantía asumible para nuestro bolsillo.

Por eso, es importante tener claro cuáles son los factores que pueden conseguir que el precio de nuestro seguro se dispare y, una vez claros, negociar las condiciones para poder disfrutar de una póliza que nos respalde ante la mayoría de situaciones.

El conductor...

Como es lógico, los factores relacionados con el conductor son los que determinan parte del costo final del seguro. Así, la edad del conductor y su experiencia al volante (cuanto más joven, más riego de temeridad), los antecedentes en lo que a la conducción se refiere (el número de accidentes, puntos del carné perdidos o de multas acumuladas suelen utilizarse para conformar un perfil) o el lugar de residencia suelen ser las variables que aumentan el precio de la póliza.

El coche...

Por su parte, el vehículo que registramos en el seguro también tiene mucho que ver en la cantidad que pagamos. A la hora de calcular el precio de la póliza hay que tener en cuenta que, a mayor potencia, antigüedad, complementos incluidos en el modelo que conducimos, el tipo de combustible (diésel suele pagar más), la marca y el precio que hemos pagado por el coche, más pagaremos al final a la correduría con la que tengamos el seguro de nuestro vehículo.