Los motoristas ya no tendrán que esperar a que el semáforo se ponga en verde pegados a los coches. Ahora podrán esperar el cambio de luz en primera línea, delante de todos los vehículos, en una zona reservada que el Ayuntamiento está comenzando a implantar en varios puntos de Madrid.

Se implantará primero en tres puntos de la ciudad y se extenderá a más si funciona
Concretamente, es una zona señalizada, de
cuatro metros y situada entre el paso de cebra y la línea donde se paran los coches, según adelanta el diario El País. Ya se está implantando en tres puntos de Madrid, entre ellos frente al Ministerio de Sanidad en el Paseo del Prado. Si funciona, se extenderá a otras partes de Madrid.

El objetivo es doble: por un lado, ayuda a reducir la siniestralidad de los motoristas, ya que habrá menos riesgo de contacto con el resto de vehículos; por otro, se mejorará la fluidez del tráfico, porque las motos podrán salir del semáforo sin obstaculizar a los coches. Todo ello entra dentro de los planes del Ayuntamiento para promover el uso de la motocicleta en la ciudad.