Mónica Naranjo
Mónica Naranjo y Óscar Tarruella posan en el Starlite Festival 2017. GTRES

Fue una de las rupturas más impactantes de 2018. La cantante, compositora y productora Mónica Naranjo y su hasta entonces esposo, Óscar Tarruella, decidieron divorciarse -aunque nunca estuvieron legalmente casados, se consideraban marido y mujer- tras quince años de matrimonio, según informaron ambos en un comunicado.

La catalana (Figueras, 1974), que ya estuvo casada con Cristóbal Sánsano de 1998 a 2002, explicó en el comunicado que firma junto a Tarruella que "a partir de ahora" sus "vidas personales irán por caminos distintos".

"Esta decisión, meditada y de mutuo acuerdo, fue tomada desde el cariño y el respeto que nos tenemos", explicaron en su día, hace algo más de un año.

Ahora, las cosas no parecen estar igual de bien entre ellos. Al menos eso se desprende de la entrevista que Tarruella ha concedido a Lecturas. En ella, indignado y dolido con lo que, considera, ataques de su ex, cuenta lo tóxica que fue esa relación. "Sentí miedo a su lado", asegura.

"Mónica no ha parado de atacarme y, hasta ahora, no he dicho nada. He pensado en demandarla, pero no lo voy a hacer de momento. Tomaré medidas legales si continua en esta tesitura", explica Tarruella, que está dolido con las palabras de la artista y presentadora. "Dijo que habría preferido mi muerte a que la hubiera dejado. Es cruel. Pero a pesar de estar tan cabreado, no le deseo nada malo. Mi madre me decía: 'Con lo que la he querido, ¿cómo puede desear la muerte de mi hijo?' Me duele la deslealtad".

Sobre los motivos de la ruptura, sostiene: "Ella dice que se descubrió el pastel. No sé a qué se refiere. Dejó de hablarme. Nombró interlocutora a mi hermana. Luego quiso que fuera un abogado. Fue un distanciamiento continuo", concluye.