Víctor Jara
Carteles de Víctor Jara detrás de su viuda, Joan Turner. EFE
La justicia chilena ha dado por concluido el sumario sobre el asesinato en 1973 del cantante chileno Víctor Jara, según fuentes judiciales. El magistrado encargado del caso, miembro de la Corte de Apelaciones, ha cerrado la investigación con un único inculpado, el jubilado coronel del ejército Mario Manríquez Bravo.


El abogado de la parte acusatoria anunció que apelará el dictamen
Manríquez Bravo era el oficial a cargo del entonces campo de prisioneros en que fue transformado el Estadio Chile, recinto donde Víctor Jara fue asesinado el 15 de septiembre de 1973 y que ahora lleva su nombre. El abogado de la parte acusatoria, Nelson Caucoto, anunció que apelará el dictamen.

El letrado considera que aún hay responsables que deben ser procesados, vinculados con la alta oficialidad del Ejército. También recordó que aún no ha sido aclarada la identidad de un oficial apodado el "Príncipe" y acusado por testigos como autor material del asesinato de Jara.

Detenido el 12 de septiembre de 1973

Fuentes Belmar, juez de la Corte de Apelaciones de Chile, asumió en 2005 el caso de este crimen, aunque anteriormente el juicio estuvo en manos del juez Juan Carlos Urrutia, que ya procesó en diciembre de 2004 a Mario Manríquez Bravo como autor del homicidio.

La investigación del juez Urrutia consignó que Víctor Jara fue detenido el 12 de septiembre de 1973 en la Universidad Técnica del Estado, donde ejercía como profesor, junto a otras 600 personas entre docentes y alumnos, que fueron trasladados al Estadio Chile.

"Se le dio muerte en el mismo Estadio Chile"

El documento precisó que al cantautor "se le dio muerte en el mismo Estadio Chile, mediante múltiples disparos realizados presumiblemente con armas automáticas". Antes fue torturado, ya que  su cadáver presentaba además numerosas fracturas.

El cuerpo del autor de canciones como El Derecho de Vivir en Paz, Te Recuerdo Amanda o Manifiesto fue encontrado por particulares que lo trasladaron al Instituto Médico Legal, donde lo halló su esposa, la bailarina británica Joan Turner, quien ha lamentado el cierre del sumario.