Paco Polo, autor de 'La comunicación efímera': "Las redes sociales evidencian la falta de pudor de muchas personas"

  • "Las redes sociales me recuerdan a esas plazas de los pueblos o los viejos casinos", dice Polo.
El periodista Paco Polo.
El periodista Paco Polo.
ARCHIVO

Paco Polo (Madrid, 1957) lleva media vida dedicada al periodismo y la comunicación, hecho que le ha motivado a escribirLa Comunicación Efímera, un ensayo en el que hace una radiografía de la situación de estas materias en la actualidad.

Polo -actualmente director de Comunicación y Reputación corporativa de Ferrovial- fue director de Comunicación de Cruz Roja Española y desarrolló su carrera prefesional en Burson-Marsteller y Llorente&Cuenca, además de contribuir en medios como Opinión, Sábado Gráfico o El Nuevo Lunes.

"Un océano de conocimientos de un palmo de profundidad", una frase que acompaña a los periodistas casi a diario... Hábleme sobre ella, ¿deberíamos los periodistas intentar cambiarla o es una de nuestras virtudes?

Yo creo que esa frase está muy bien. El periodismo es una profesión que te invita a tener una visión panorámica de cómo está la sociedad y de cómo funcionan las cosas. Permite entender bien las tendencias y los impactos que generan; además, siempre existe la necesidad de estar muy al día. Luego, además, hay periodistas con gran formación que dominan en su profundidad una materia.

En su libro afirma: "Nunca la humanidad ha hecho tantas fotos y ha visto tan pocas", una frase que llama especialmente la atención. ¿Por qué? ¿Es en relación a las redes sociales? ¿Está relacionada con ese ansia de mostrar a los demás que tu vida es perfecta?

Creo que responde a la verdad. También podría haber escrito que nunca la humanidad se había comunicado tanto y conocía tan poco unos de otros. La tecnología hace todo muy fácil, pero a cambio las cosas pierden valor. Por ejemplo, escribimos mensajes y WhatsApp sin parar, pero hemos olvidado las cartas. Habría que recordar el esfuerzo que representaba escribir una carta junto a la emoción que provocaba en el receptor. Las redes sociales, en especial algunas, evidencian la capacidad de exhibicionismo y la falta de pudor de muchas personas. A veces me asombra esa especie de reality show de la señorita Pepis que viven muchos. Y no todo es perfecto.

¿Cuál es la red social que más daño ha hecho al periodismo?

Quizás porque soy un periodista, creo que las redes sociales no son periodismo. El periodismo es una profesión muy seria, con una enorme importancia en la construcción de las sociedades y que exige conocimiento y rigor. Las redes sociales son otra cosa. Me recuerdan a esas plazas de los pueblos o los viejos casinos, en los que la gente opinaba con mejor o peor criterio o contaba hechos o chismes.

Como dice, los medios han perdido peso en la influencia que ejercen sobre la opinión pública ¿Cómo se forma ahora esta opinión pública? ¿Es mejor, igual o peor que cuando los medios eran la principal fuente?

Los mecanismos de formación de la opinión pública son muy complejos. Los medios han jugado un enorme peso en su estructuración. Soy de la opinión que siguen desempeñando un rol esencial en esa construcción de la opinión pública. Antes de las redes sociales, existía el boca a boca, los amigos, la familia, las plazas y los bares. Los bulos, los rumores, las noticias falsas o las mentiras existían y circulaban. Ahora contamos con las redes sociales que, de alguna forma, se retroalimentan con los medios de comunicación y reflejan eso que se pudiera llamar la voz de la calle. Pero la voz de la calle no es periodismo.

Portada de La Comunicación Efímera.
Portada de La Comunicación Efímera.

La radio es la que por el momento mantiene su forma más inalterada... ¿pero hasta cuándo? ¿Va a poder aguantar la embestida de la tecnología y lo visual?

Creo y deseo que sí. En especial, en algunos países muy radiofónicos, como es el nuestro. Es cierto que pertenezco a una generación educada en la radio. Me gusta mucho y no me imagino sin ella. He vivido muchos años en el extranjero y no te puedes imaginar lo que añoraba las voces de nuestra radio. Posiblemente es el medio que mejor se está adaptando a la transformación digital porque vive pegado a la actualidad, se accede con facilidad y limpieza y se puede escuchar en cualquier momento.

El del papel parece un universo con poca esperanza de vida, nadie confía ya en su supervivencia, ¿pero y en la de los periódicos digitales? ¿Qué esperanza de vida tienen tal y como los conocemos hoy en día?

El periodismo goza de una gran salud, yo lo veo en muy buena forma. Es un placer disfrutar de la buena prensa, aquella que está bien escrita, bien presentada y que incorpora soluciones gráficas de gran ingenio. Es una profesión imprescindible para una sociedad democrática, transparente y crítica, para una sociedad que quiera avanzar. No me atrevería a hacer un pronóstico agorero del papel, pues hay tenemos el ejemplo de los libros, que siguen disfrutando de sus lectores. Supongo que de una u otra forma le queda vida. No tengo duda de que el periodismo digital cuenta con una gran futuro, pero posiblemente precise de un proceso de consolidación de cabeceras.

¿Qué opina sobre los muros de pago de los periódicos digitales, algo que parece se va a intentar instaurar en España en los próximos años? Como bien dice... El lector tiene poco tiempo y no busca profundidad. ¿Funcionará? ¿Daremos marcha atrás?

Entiendo que necesariamente se tienen que imponer. Es cuestión de tiempo. Hacer un buen periódico vale dinero y esos costes los tienen que afrontar sus lectores y sus anunciantes, en la proporción que cada medio sea capaz de alcanzar.

Hacia qué modelo de comunicación evolucionamos. Parece que ya estamos bastante instaurados en lo tecnológico y la inmediatez. ¿Qué será lo próximo? ¿Hay homo videns, como decía Giovanni Sartori, para mucho tiempo? ¿O tal vez un homo videns evolucionado?

Mi ensayo se titula La comunicación efímera porque entiendo que el hombre moderno vive una realidad caracterizada por la rapidez, la instantaneidad, la movilidad, la superficialidad. Todo ello le conduce a devorar los medios con una aproximación efímera. Busca disponer de los hechos en tiempo real, pero no necesita mucho, queda satisfecho con un titular, un vídeo de 10 segundos y cuatro líneas. Es la dictadura del click.

Si la audiencia demanda espectáculo, ¿cómo puede el periodista cambiar lo que quiere la audiencia para volver a hacer periodismo contrastado, de calidad?

La sociedad demanda espectáculo, pero partiendo de la base de que los creadores de opinión se lo dan. Los medios, creo, que son actores protagonistas de esta película. Los que trabajamos detrás de las bambalinas sabemos cómo funciona esta faceta de la comunicación. Engarza con lo que comentábamos antes sobre la instantaneidad y la superficialidad. Se busca la imagen, el gesto, la impresión. Con eso, es suficiente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento